Que son los abdominales hipopresivos

Son definidos como una nueva técnica de entrenamiento para los abdominales. Consiste en un conjunto de ejercicios que permiten rebajar la tensión que hay en la zona intra-abdominal, y al mismo momento provocan la activación de los músculos del suelo pélvico. Esta región del abdomen es lo que llamamos comúnmente como la faja abdominal. Los ejercicios debemos realizarlos con la técnica adecuada dominando en todo momento nuestra respiración y abdomen.

Los abdominales hipopresivos se basan en un conjunto ordenado de algunos ejercicios cuya función es lograr sentir como sube el diafragma al tiempo que el abdomen se hunde y así se puedan elevar las costillas. Son ejercicios posturales repetitivos, secuencias y rítmicos, en estos se permite la integración de los mensajes propios sensitivos o ya sean sensoriales que se asocian a una postura en particular.

Buscando reducir los riesgos que general las abdominales tradicionales, los abdominales hipopresivos nacen y son verdaderamente efectivos para reducir la cintura y así lograr que podamos comenzar a sentirnos a gusto con nuestro cuerpo. Estos ejercicios requieren de mucha dedicación para poder ver resultados.

Los beneficios que se atribuyen a los abdominales hipopresivos son muchos, empezando por que disminuyen el perímetro de la cintura en lugar de abultar el vientre como dicen sus defensores que pueden hacer los tradicionales.

Aligeran la presión de la zona, no fuerzan los órganos internos, no dan problemas de espalda (algo que sí que he comprobado que puede pasar con los abdominales de siempre si no se realizan bien) ayudan a mejorar la postura y trabajan el abdomen en su totalidad.

Hay personas que afirman que los resultados son espectaculares, pero por otro lado tampoco faltan detractores que dicen no notar ningún efecto y La Federación Española de Medicina del Deporte (FEMEDE) dejó claro en un comunicado hace unos meses de que no hay una evidencia científicaque avale sus virtudes, aunque se posicionaba principalmente en desacuerdo de sustituir una técnica por otra.

Sigue estos pasos:

Expulsa todo el aire de los pulmones
Aguanta la respiración
Mete tripa, como si quisieras que tu ombligo se pegase a tu columna vertebral
Mantén esa tensión unos segundos, todo lo posible
Suelta y toma aire
Repite diez veces

Este ejercicio está empujando tu diafragma hacia arriba, y de este modo fortalece tus abdominales y estira tus vértebras.

Los abdominales hipopresivos, tienen muchos beneficios por encima de las tradicionales, ya que este tipo de abdominales sufre de algunos inconvenientes como: Al elevar el tronco, el abdomen se va hacia afuera y esto conlleva a que sufra una gran presión lo que hace que se distienda la faja abdominal, así que aunque se logran reforzar estos músculos, no son demasiado eficaces para reducir el abdomen en cantidad de volumen.

A diferencia de los abdominales hipopresivos, las tradicionales hacen que la espalda sufra daños irreversibles, por tener que curvarse y elevarse de la superficie del suelo. Y el suelo pélvico es el que más sufre con estas abdominales tradicionales, ya que hacen demasiada presión sobre esta, y esto hace que el suelo pélvico pierda tono y que su capacidad para soportar todos los órganos se vaya perdiendo, pudiendo provocar así problemas de incontinencia, sobre todo en mujeres.

Realizando ejercicios de abdominales hipopresivos, nuestro cuerpo recibe una cantidad de beneficios que nos ayudan a tener una vida más sana, y que nuestro organismo agradecerá con el paso de los años:

Ayudan a tener un aumento de nuestra fuerza.
Ayuda a tener un aumento de la capacidad anaeróbica.
Disminuyen en forma notable la lordosis y la cifosis.
Logran mejorar notablemente la postura.
Ayudan a reducir el perímetro de la cintura, es decir a perder grasa.
Previenen las pubalgias y las hernias.
Ayudan a realizar bien las presiones abdominales.
Con los abdominales hipopresivos, se incrementa la fuerza de contracción del suelo pélvico.
Al contrario de las tradicionales, los abdominales hipopresivos logran aumenta el tono del suelo pélvico y abdominal.
Mejora notablemente la función sexual tanto en hombres como mujeres.
Ayuda a prevenir prolapsos.
Previene y reduce la incontinencia urinaria.
Disminuye de manera considerable la ansiedad.
Con la ayuda de los abdominales hipopresivos, se estimula notablemente la movilidad intestinal, evitando así la acumulación de gases y el estreñimiento.

¿A qué nos ayuda esta técnica?

Hay muchos casos en los que estos ejercicios han ayudado a personas con baja autoestima a elevarlay sentirse mejor consigo mismas. Sin embargo, vamos a centrarnos en dos casos concretos en los que la gimnasia hipopresiva afecta positivamente:

Posparto: La técnica hipopresiva se creó, inicialmente, para tratar las situaciones de posparto en las que las mujeres sufrían por recuperar el vientre que tenían antes del embarazo. Al tratar esta zona afectada, la gran mayoría de las barrigas de las mamás volvían a lucir como al principio, con una mayor firmeza dado que se fortalece el pubis y la pelvis.

Incontinencia urinaria: en este caso, la gimnasia hipopresiva ayuda al paciente a desarrollar y mejorar la utilidad de sus músculos pélvicos e intra-abdominales, y lograr que esa zona esté más fuerte disminuyendo las ocasiones de pérdidas incontroladas.

De igual forma, también influye bastante en la mejora del riego sanguíneo del tren inferior de nuestro cuerpo, haciendo así, que a nuestros miembros pueda llegar una mayor cantidad de sangre, dotándolos de oxígenos suficiente para prolongar la actividad física que requiera de sus servicios. Son muchas las personas que practican hipopresivos y que cuentan cómo su calidad de vida ha mejorado porque ya no les molesta la espalda, o porque han dejado de sufrir pérdidas de orina, o porque están orgullosos de su cintura tonificada y reducida.

Como hacer ejercicios de abdominales hipopresivos

Los ejercicios de abdominales hipopresivos no son muy sencillos de realizar, no se trata de sólo meter el abdomen así sólo, ya que lo que se busca con estos ejercicios es que el abdomen se meta solito y levante las costillas. Estos ejercicios se pueden realizar estando de pie o en una postura relajada o tumbada donde la cabeza se encuentre más baja que donde se encuentren los pies.

Pasos para realizar los abdominales hipopresivos:

Lo primero que debes hacer antes de realizar el ejercicio es respirar profundamente. Luego debes relajarte y vas a inhalar profundamente, cuando estas ya en el momento de la inhalación debes intentar hundir el vientre y lograr elevar lo más que puedas las costilla, para así llegar a producir que el diafragma se suba.

Después de hacer el procedimiento anterior, debes comenzar a exhalar muy lentamente, mientras sigues el proceso de hundir aún más tu abdomen e intentar elevar cada vez más las costillas. Ya que el diafragma debe seguir elevándose un poco más.

Continuando en la posición que te encuentras, vuelve a realizar una última inhalación esta vez leve, que logre hundir el abdomen y eleve un poco más las costillas, luego se realiza una exhalación pequeña con la cual se terminará de hundir el abdomen y elevar más las costillas.

Cuando ya se termina de exhalar, el cuerpo puede relajarse.