¿Qué es el efecto rebote en una dieta?

dieta-efecto-reboteEl efecto rebote es considerado como una de las peores consecuencias de las dietas rápidas, y es que este nombre se le ha atribuido al hecho de bajar de peso con dietas extremas y en un corto periodo de tiempo, logrando que bajemos kilos de un momento al otro, pero una vez que logramos nuestro “peso ideal” y regresamos a la rutina diaria, los kilos van aumentando con el paso del tiempo, devolviéndonos los kilos perdido e incluso aumentando un par más.

Podríamos decir que bajar y subir de peso abruptamente no es el mayor de los problemas, el verdadero daño está dentro de nuestro organismo, producto de todos los métodos milagrosos que vamos probando a lo largo de nuestra vida.

Aquí te mostramos algunos de los daños que se pueden presentar, parte de la información sobre estos daños se ha obtenido como fuente de Mundo Asistencial:

– Deterioro físico.- El continuo cambio de peso puede ocasionar flacidez, pérdida significativa de masa muscular, deterioro en  la piel, cansancio y una cantidad de factores más importantes a considerar, que en lugar de recibir mayores beneficios es seguro que terminaremos pidiendo ayuda a un médico.

– Enfermedades.- El cambio drástico de una dieta a otra puede disparar nuestros niveles de glucosa en  la sangre provocándonos diabetes, nuestro corazón se ve afectado con taquicardias y nuestro sistema nervioso puede acarrearnos distintos tipos de crisis debido a la mínima alimentación.

– Metabolismo lento.- A consecuencia del largo periodo de tiempo que se estuviera manteniendo con la mínima cantidad de comida, el cuerpo reacciona de tal manera que siente la escasez de alimento y necesita guardar unas reservas como método de supervivencia, una vez que la persona retoma su estilo de vida normal, el cuerpo todavía se encuentra en alerta, por lo que no procesará de igual manera que en un inicio, creyendo que debe ir despacio guardando reservar y que al final recuperemos todos esos kilos que tanto costó bajar.

– Problemas con nuestros órganos.- En los casos más extremos el efecto rebote puede traernos problemas mortales (dependiendo del tiempo que haya durado la dieta). Debido a la mala alimentación nuestro corazón recibe cada vez menos cantidad de sangre para bombear, lo que origina que el órgano deba esforzarse el doble para cumplir su función. La pérdida extrema de grasa puede dejar expuestos otros órganos como los riñones, y por último nuestro cerebro puede sufrir problemas como desorientación, mareos, memoria frágil, etc.

En muchos de estos casos es necesario pasar por un especialista que pueda ayudar a compensar todos los nutrientes, pasando años para recuperarnos en su totalidad.

Las dietas pueden ser muy efectivas si cumplen con tus expectativas nutricionales y tu plan es convertirla en un estilo de vida, pero si estás considerando bajar peso rápido, ya sea por verte bien en una reunión o para que el bikini te quede hermoso, es mejor reflexionar sobre si vale la pena o no arriesgarse con todas las consecuencias que puede traer a largo plazo. Siempre será más saludable tomar pequeños pasos hacia un estilo de vida más sano, que optar por la vía rápida y sufrir después de tanto esfuerzo.