Murió mientras hacía CrossFit

Manuel-Ignacio-Lopez-PujatoComo un día más, como ya era habitual en su rutina, Manuel Ignacio López Pujato, de 26 años, asistió a su clase de CrossFit en un gimnasio de Recoleta especializado en esa modalidad deportiva. A los minutos, cuando estaba haciendo la entrada en calor, sufrió un paro cardíaco y cayó desvanecido al piso. Después de varios intentos de reanimación, murió en el hospital Fernández, a donde había sido trasladado.

Manuel era de la ciudad de Santa Fe, pero vivía en Buenos Aires, donde estaba estudiando. Su padre es médico, y él siempre practicó actividad física. De adolescente jugó en el Club de Rugby Ateneo Inmaculada y sus compañeros lo recuerdan como un fanático del deporte. El cuidado por la estética ocupaba ahora un espacio importante de sus días: iba tres veces por semana al gimnasio, se había iniciado en la práctica del CrossFit hacía cinco meses y le gustaba mostrar su musculatura.

“Se descompensó durante la entrada en calor, a los cinco minutos de comenzada la clase”, indicó esta mañana a los medios el gerente del gimnasio. Según explicó, “Manu” -como lo apodaban- era un cliente habitual de BigCrossFit de Recoleta, ubicado en Ayacucho 1240.

Hincha de Colón, fanático de la serie televisiva Breaking Bad, también tenía una fascinación por los tatuajes. Las fotos que el joven publicó en su cuenta personal de Facebook reflejan como utilizó, en por lo menos cinco oportunidades, su cuerpo de paleta. Tenía un impactante tatuaje en forma de columna lumbar con el rostro de una mujer en la espalda, un tiburón en su brazo derecho y una calavera con pañuelo de pirata, entre otros diseños.

El CrossFit es un programa de entrenamiento que tiene como objetivo el desarrollo de todas las capacidades físicas, y había atrapado a Manuel. A contramano de las experiencias más tranquilas, como yoga o estiramiento muscular, a Manuel le gustaba exigir su cuerpo hasta el máximo. En una de las imágenes se lo ve con cintas utilizadas en tratamientos de kinesiología. “Tengo una cruz en la espalda y una líneas para enderezar el tronco que lo tengo más torcido”, había comentado en Facebook.

Sobre los controles médicos que debe de exigir un gimnasio, el gerente aseguró que tenía el certificado médico al día. “De todas maneras eso ya queda a un lado. Nosotros queremos hacer extensivo el apoyo a su familia. Ayer estuvimos con ellos en el hospital. Queremos acompañarlos en lo que sea necesario”, concluyó.