Moverse siempre quema grasa… ¿verdad?

Si caminas con la velocidad de un caracol y tu objetivo es quemar grasa, no va a suceder. Dado que todos los cuerpos son diferentes y responden de forma diferente al entrenamiento, un buen punto de inicio para el cardio son 40 minutos, de tres a cinco veces a la semana en la zona de tu frecuencia cardíaca objetivo.

Con mayor frecuencia, la zona de la frecuencia cardíaca objetivo es de 50% al 85% de tu frecuencia cardíaca máxima. Utilizar un monitor de frecuencia cardíaca donde ingresas tu edad, peso y nivel de intensidad es la forma más precisa y eficiente de determinar la zona objetivo.

Estos monitores también te dan la libertad de entrenar en el exterior, sin la ayuda de las máquinas de cardio para interiores que te pueden dar un resultado poco confiable.