Los productos light también engordan

Un producto light es aquel al que se le ha reducido al menos un 30% del contenido de uno o más nutrientes, en comparación con el producto de referencia. Es decir, una mayonesa light puede llamarse así si se le ha reducido alguno de sus nutrientes al menos un 30% respecto a una mayonesa normal. Por tanto, un producto light no es un producto bajo en calorías en todos los casos y mucho menos un producto sin calorías. En algunos casos puede tratarse de un alimento con menos calorías que el original pero aún así ser muy calórico, y en otros casos puede tener menos grasas o menos azúcares pero más calorías, por lo que siempre se debe consultar el etiquetado del alimento.

A los productos light normalmente se les reduce el contenido original de grasas o de azúcares y así se suele conseguir reducir las kilocalorías totales. Sin embargo, que un producto sea light no significa que sea adecuado para incluirlo en una dieta de adelgazamiento ni que sea una opción mejor, y mucho menos, que pueda consumirse sin límites. Este es el gran error que induce este tipo de alimentos. Los alimentos light tienen menor contenido en alguno de sus nutrientes que los alimento de referencia, pero eso no quiere decir que no engorden. Lo que cuenta es la dieta en su conjunto, la dieta global, pero consumir todos los productos light no es suficiente para perder peso. Para adelgazar, incluso consumiendo productos light, se debe controlar la cantidad consumida y el tipo de alimento.

Los productos light no son, en ningún caso, adelgazantes, ya que los alimentos no tienen la capacidad de eliminar depósitos de grasa de nuestro cuerpo ni de provocar una pérdida de peso. En cualquier caso, si son productos light con pocas calorías pueden ayudar a que el balance energético sea negativo y así perder peso comiendo una cantidad mayor de alimento, pero esto no quiere decir que se pueda comer de forma ilimitada.

Para elegir un alimento u otro no debemos fijarnos en que sea light, ni tampoco únicamente en el contenido calórico, sino en  las características globales del producto (grasas, proteínas, hidratos de carbono) para consumir tanto las calorías necesarias como todo lo demás en las cantidades adecuadas.

Se debe tener precaución ya que incluso los alimentos “ligeros” pueden seguir siendo muy calóricos o contener demasiadas grasas o azúcares, por lo que deberían consumirse de forma limitada y ocasional.

Es importante esta aclaración, ya que muchas veces por comprar productos light se piensa que se puede consumir más cantidad, y esto es un error que puede significar que al final el plan de adelgazamiento no funcione, aunque todo lo demás se haga de forma adecuada. En conclusión, no se deben comprar productos light sólo por ser “ligeros”, sino por sus características globales. En muchos casos no es necesario sustituir el producto original por su versión light, y por ello las dietas de adelgazamiento diseñadas por dietistas-nutricionistas no abusan de ellos y sólo los recomiendan en casos especiales.