Lo que tienes que saber sobre el agua mineral

agua mineralEl etiquetado de una botella de agua mineral natural es importante porque nos informa sobre su tipología, procedencia, características y beneficios para nuestro organismo.

Por  otro  lado,  la  etiqueta  también  ofrece  información  relativa  a  las  características  y propiedades  naturales  y  saludables  del  agua  mineral  natural.  Menciones  como  “de mineralización muy débil”, “bicarbonatada” o “indicada para dietas pobres en sodio”, con las que ya estamos familiarizados, se realizan según los criterios fijados para cada composición.

El Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) nos da las siguientes pautas para aprender a leer correctamente las etiquetas de las botellas de agua mineral natural:

1.  Denominación  bajo  la  que  se  comercializa  el  producto.  Esta  denominación  está doblemente regulada, por la Ley General de Etiquetado y por la legislación específica de las aguas envasadas y, dependiendo de la clase de agua envasada, nos indica si se trata de agua mineral natural, agua de manantial o agua potable preparada.
2.  Su composición. Muestra los componentes presentes de forma mayoritaria o aquellos que caracterizan al agua mineral natural, los cuales permanecen estables a lo largo del tiempo.
En función de la cantidad de minerales disueltos en el agua, en España, distinguimos cuatro categorías: agua de mineralización muy débil, agua oligometálica o de mineralización débil, agua de mineralización media y agua de mineralización fuerte, en función del residuo seco.
3.  Lugar de procedencia. Señala el lugar geográfico (término municipal y provincia) en el que
se encuentra ubicado el manantial o punto de captación del agua.
4.  Fecha  de  consumo  preferente.  Las  aguas  envasadas  no  caducan.  Sin  embargo,  se recomienda  consumirlas  preferiblemente  antes  de  la  fecha  marcada  por  razones organolépticas.
5.  Punto Verde. Es el símbolo que acredita la pertenecia al Sistema Integrado de Gestión de envases de ECOEMBALAJES. Este distintivo nos garantiza que las empresas envasadoras participan  en  la  gestión  medioambiental  de  los  envases  y  sus  residuos.  No  obstante,  el reciclaje es una tarea en la que participamos todos.
6.  Conservación. Con el fin de que el agua mineral natural mantenga todas sus características organolépticas,  es  aconsejable  conservar  las  botellas  en  un  lugar  limpio,  fresco,  seco  y preservado de olores agresivos y protegidas de la luz solar.

El agua mineral natural se conserva intacta desde su origen, la Naturaleza, hasta que llega al consumidor, conservando todas sus propiedades naturales y saludables una vez envasada. Por ello,  el  IIAS  recomienda  consumir  el  agua  mineral  sin  hielo,  pues  éste  altera  su  composición original. Una manera ideal de tomarla y poder apreciar su auténtico sabor, es servir las botellas frías pero sin exceso, entre 11 y 14 grados el agua sin gas y entre 6 y 8 grados para el agua con gas. Por último, el Instituto aconseja que la botella siempre se abra en nuestra presencia, en el caso  de  tomarla  en  un  establecimiento  y  no  rellenar  los  envases  con otro  tipo  de  productos diferentes al agua original.