Las excusas más comunes para no hacer ejercicio

excusas ejercicioCuando sentimos que el pantalón que siempre usamos nos queda apretado o cuando vemos, con horror, que la báscula nos muestra que hemos aumentado de peso, queremos, de inmediato, hacer una dieta o ejercicio para volver a nuestro peso normal.

Sin embargo, a la hora de iniciar la actividad física, pensamos en algunas excusas para postergarla; situación que no nos ayuda definitivamente a perder peso ¿Cómo podemos combatir estas excusas?

Como primer paso, es necesario analizar las excusas más populares:

Excusa #1: “Tengo que hacer otra cosa” una forma de evitar argumentos como “no puedo por el trabajo o porque tengo que preparar cosas en mi casa”, es crear un ritual en torno a la actividad. Por ejemplo, en el caso de salir a caminar, poner en un lugar visible la ropa deportiva o, incluso, vestirse. Realizar esto todos los días es una forma de “alerta” constante.

Excusa #2: “Hacer gimnasia me aburre” Algunas personas lo dicen a diario corno un mantra. El punto es probar hasta encontrar la rutina de ejercicios que más se ajuste a nuestras necesidades. Si andar se nos hace pesado, probemos con correr o, si tenemos la posibilidad, busquemos en el gimnasio la clase que mejor desarrollemos. En la variedad está el gusto.

Excusa #3:“No estoy bien de ánimo”: esto es muy común que se produzca cuando no estamos haciendo nada productivo. Por eso, para evitar estados melancólicos, lo mejor es salir a correr, andar o ir al gimnasio, si es posible, escuchando una música que nos guste. No permitamos que los sentimientos negativos se interpongan con nuestra rutina de ejercicios.

Excusa #4: “No puedo hacer ejercicio solo”  Muchas personas son incapaces de realizar actividad física sin la compañía de otros. Para quienes tienen esta tendencia, es aconsejable buscar entre amigos, familiares o compañeros de trabajo. La clave es realizar una búsqueda activa, sin esperar a que otros la propongan.

Excusa #5: “No he podido planificar mis ejercicios” Existen quienes tienen que planificar todo con antelación; para este grupo lo mejor es incluir en la agenda, diariamente, actividad física. Para muchos, ver la “cita con el gimnasio” escrito, ayuda a incorporarlo como una rutina más.