La Rinitis alérgica y los ácaros del polvo doméstico

rinitis-alergicaEl tiempo que tardan 9 de cada 10 españoles con síntomas de rinitis alérgica, causada por ácaros del polvo doméstico, antes de acudir al alergólogo, alcanza la media de más de dos años. Para entonces, la rinitis alérgica de estos pacientes es persistente moderada o grave en el 64% de los casos, y  en su mayoría no han sido controlados adecuadamente utilizando tratamientos sintomáticos. Así lo recoge un estudio coordinado por el doctor Antonio Valero, alergólogo del Hospital Clínic de Barcelona y presentado en el Primer seminario de excelencia en ácaros, organizado por Stallergenes Ibérica en Barcelona el pasado fin de semana.

El estudio incluyó a 519 pacientes con rinitis alérgica causada por ácaros del polvo doméstico en su primera visita al especialista. El diagnóstico de rinitis alérgica fue confirmado mediante prick-test y niveles en sangre de inmunoglobulina E (IgE). El principal objetivo de este trabajo de investigación fue recoger datos actuales sobre el diagnóstico y tratamiento de este tipo de alergia en España.

Los expertos participantes en el seminario han coincidido en señalar que la alergia a los ácaros del polvo doméstico es un problema de salud reconocido por la OMS con una prevalencia cada vez mayor. Para afrontarlo, la inmunoterapia con alérgenos es una opción de tratamiento que ha demostrado ser eficaz, tal y como aseguró la doctora Ana Isabel Tabar, Jefa del Servicio de Alergología del Complejo Hospitalario de Navarra: “La inmunoterapia frente a Dermatophagoides  pteronyssinus durante 3 años es eficaz en el tratamiento de la alergia respiratoria tanto en adultos como en niños, pues induce una remisión prolongada de síntomas y de la necesidad de medicación, así como cambios significativos en la gravedad de la enfermedad y en la calidad de vida percibidos por el paciente”.

Epidemiología de los ácaros del polvo doméstico en España

D. pteronyssinus es una de las especies de ácaros con más prevalencia en España y, junto a D.farinae, sus alérgenos son los que se encuentran con más frecuencia en nuestro territorio. “En el área atlántica predomina D. pteronyssinus, mientras que en el área mediterránea y centro de Europa la especie mayoritaria es D. farinae. En el centro de la Península Ibérica aumenta la presencia de las especies pertenecientes a los grupos Glycyphagidae y Acaridae”, explicó el doctor Francisco Moreno, alergólogo de la Clínica Dr. Lobatón de Cádiz.

Sobre los ácaros del polvo

Los ácaros del polvo doméstico son animales microscópicos, invisibles a simple vista. Se alimentan principalmente de caspa de humanos y mascotas. Dos milígramos de ácaros por gramo de polvo son suficientes para sensibilizar a un alérgico, y 10 milígramos por gramo de polvo pueden causar un ataque de asma. Los ácaros del polvo doméstico pueden encontrar muchos lugares en una casa donde sobrevivir, como alfombras, cortinas, almohadas, libros y otras piezas de mobiliario. Más que los propios ácaros, son sus heces, caparazones y cadáveres los que provocan las reacciones alérgicas, lo que implica que incluso después de erradicarlos puedan temporalmente persistir los síntomas.

¿ Cómo se cura la rinitis alérgica ?

En general se asume que la rinitis alérgica no tiene una curación completa y definitiva. Sin embargo los síntomas se pueden tratar con medicación. Hay 2 tipos de tratamientos con medicamentos.

– Los locales a base de colocación de un spray nasal de corticoides tópicos. Se utiliza la mometasona o fluticasona en la mayoría de los casos. Tiene la ventaja de que la absorción en el organismo es mínima, por lo cual no tiene efectos de la ingesta de corticoides en el organismo.

– Los tratamientos con antihistamínicos. Son comprimidos que se toman por vía oral. El ejemplo más común es la loratadina. Es útil para contener los síntomas, aunque en ocasiones puede resultar insuficiente. La ingesta o aplicación inyectable de corticoides se reserva para ataques de alergia de mayor importancia. Su uso es restrigido debido a que no es conveniente utilizar corticoides sistémicos por largos períodos de tiempo