La apnea de sueño puede provocar diabetes

En el gran mayor estudio hasta la fecha sobre la relación entre la apnea del sueño y la diabetes, en el que han participado más de 8.500 pacientes , ha demostrado una relación entre la apnea obstructiva del sueño y el desarrollo de la diabetes. «Encontramos entre los pacientes con apnea que la gravedad inicial de la enfermedad predijo el riesgo posterior de diabetes de nueva aparición», afirma la investigadora de la Universidad de Toronto, Canadá, Tetyana Kendzerska, autora principal de esta investigación, cuyos resultados se publican en «American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine».


El trabajo incluyó a 8.678 adultos sospechosos de apnea del sueño sin diabetes al inicio del estudio que se sometieron a un diagnóstico entre 1994 y 2010 y fueron seguidos hasta mayo de 2011 a partir de datos administrativos provinciales de salud para examinar la incidencia de la diabetes.

La gravedad de la apnea del sueño se evaluó con el índice de apnea-hipopnea (IAH), que indica la gravedad basada en el número de apneas (cese completo del flujo de aire) e hipopneas (cese parcial de flujo de aire) por hora de sueño. Los pacientes fueron clasificados en carentes de apnea (IAH <5), apnea leve (IAH 5-14,9), moderada (AHI 15-30) o grave (IAH> 30).

Durante el seguimiento, 1.017 pacientes (el 11,7 por ciento) desarrollaron diabetes. En los análisis ajustados por los factores de riesgo conocidos para la diabetes, como edad, sexo, índice de masa corporal, circunferencia de cuello, tabaquismo y comorbilidades al inicio del estudio, los pacientes con un IAH> 30 tenían un 30 por ciento más de riesgo de diabetes que las personas con un IAH <5. Los pacientes con apnea leve o moderada presentaban un 23 por ciento más de riesgo de desarrollar diabetes.
Oxígeno

«Después de ajustar por otras posibles causas, hemos sido capaces de demostrar una asociación significativa entre la gravedad de la apnea y el riesgo de desarrollar diabetes», afirma Kendzerska. «Nuestros hallazgos de desaturación de oxígeno prolongada, tiempo de sueño más corto y una mayor frecuencia cardiaca asociados con la diabetes son consistentes con los mecanismos fisiopatológicos que se cree que son la base de la relación entre la apnea y la diabetes», añade.

El estudio tuvo algunas limitaciones, como la falta de datos sobre algunos posibles factores de confusión, entre ellos antecedentes familiares de diabetes y la raza, y la clasificación errónea de algunos sujetos por las limitaciones de los datos sanitarios administrativos utilizados. «Los predictores relacionados con la apnea de incremento del riesgo de diabetes que encontramos en nuestro estudio pueden permitir intervenciones preventivas precoces en estos pacientes», concluye Kendzerska.