Identifica tus áreas problemáticas

areas problematicasTodos tenemos diferentes hábitos alimenticios y “desencadenantes” que nos hacen comer en exceso. Estar al tanto de los tuyos es el primer paso para controlarlos como parte de tu nuevo plan de alimentación.

El estrés. Una de las mayores causas de comer en exceso es el estrés. Cuando nos sentimos presionados o ansiosos, buscamos la comida para sentirnos más cómodos. Si tienes problemas en esta área, tal vez necesitas incluir técnicas para manejar el estrés o buscar opciones de alimentación más sanas para lidiar con este desencadenante.

La fatiga. Cuando estamos cansados somos más propensos a tomar malas decisiones con respecto a la comida. Si descubres que comes mucho cuando estás cansado, tienes que pensar en cómo puedes descansar más para sentirte mejor y estar más concentrado.

La soledad o el aburrimiento. ¿Tus amigos salieron de la ciudad? ¿No puedes encontrar algo que hacer? Si descubres que comes mucho cuando estás solo, tal vez debas complementar tu dieta con nuevas actividades o pasatiempos que te saquen de la casa, te mantengan comprometido, y eviten que comas en exceso.

Hambre excesiva. Si pospones el desayuno porque estás muy ocupado, al momento del almuerzo vas a tener mucha hambre y vas a devorar todo lo que te sirvan. Si tienes problemas en esta área, piensa en cómo puedes incluir algunos bocadillos en tu nuevo plan de alimentación.