Fuerza para el corazón

A pesar de que el entrenamiento aeróbico es clave para una adecuada salud cardiovascular, el ejercicio contra resistencia también ayuda a tener un corazón más fuerte.

En 1968, el Dr. Kenneth Cooper demostró que cualquier actividad que aumente las frecuencias cardíaca y respiratoria, practicada regularmente, evita la muerte por infarto. Cooper usó el término “aeróbico” para dichas actividades. Para él, el ejercicio aeróbico no era solamente hacer una clase grupal de aeróbicos, sino que podía  ser caminar, trotar, andar en bicicleta, nadar y hasta bailar. Desde entonces, este tipo de ejercicio se ha relacionado directamente con los beneficios para el corazón y la reducción del riesgo de la enfermedad cardiovascular.

¿Qué pasa en los músculos?
Con el esfuerzo del ejercicio, los músculos demandan una mayor cantidad de oxígeno; por eso el cuerpo debe aumentar su frecuencia respiratoria para extraerlo del aire y el corazón late más rápidamente para enviarlo a través de los vasos sanguíneos a todo el sistema muscular y suplir esa demanda.

Un programa regular de ejercicios provoca adaptaciones en el cuerpo, a mediano plazo, que vienen a ser los beneficios del ejercicio. Estas adaptaciones consisten en mejorar el intercambio gaseoso en los pulmones, de manera que se pueda extraer más cantidad de oxígeno del aire y expulsar el dióxido de carbono. El corazón envía mayor cantidad de sangre a los vasos sanguíneos, estos aumentan en número y calibre, y finalmente los músculos crecen y aumentan su capacidad para aprovechar mucho mejor el oxígeno que reciben.

La persona va adquiriendo cada vez una mayor capacidad aeróbica. Su frecuencia cardíaca disminuye en reposo, ya que el corazón es más fuerte y puede mandar más cantidad de sangre en cada latido. Cada vez puede hacer ejercicio con mayor intensidad y por más tiempo sin cansarse, y se recupera del esfuerzo en menos tiempo.

Si se mantiene una buena capacidad aeróbica, disminuyen casi todos los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, ya que es más fácil controlar el sobrepeso, mantener el colesterol y los triglicéridos dentro límites normales, evitar que aumente la presión arterial, retrasar el inicio de la diabetes, se controla mejor el estrés y la depresión, y resulta más fácil dejar de fumar.[content_box_red width=”90%”]¿Cuáles son las recomendaciones para un paciente con problemas de corazón que va a iniciar un programa de ejercicios?

Ninguna de estas personas debe comenzar a hacer ejercicios si no ha sido valorada previamente por su cardiólogo. Es el médico quien debe dar el visto bueno y las recomendaciones pertinentes después de haber evaluado al paciente y las pruebas necesarias, como pueden ser un electrocardiograma de esfuerzo y un ecocardiograma, entre otros.

Estas personas, aún con el visto bueno del médico, no deben llegar al gimnasio y comenzar a hacer ejercicio por su cuenta. Es indispensable que un entrenador personal les diseñe el programa de ejercicios y los monitoree constantemente.

El entrenamiento con pesas debe ser parte de toda rutina de ejercicios. La fuerza muscular es necesaria para tener la capacidad de realizar mejor todas las funciones diarias en cualquier persona, incluso en enfermos del corazón.

Aunque las adaptaciones hemodinámicas cardiovasculares que se logran con el ejercicio aeróbico son las más importantes, el entrenamiento con pesas también infl uye positivamente en esto.[/content_box_red]¿Pasa lo mismo con los ejercicios contra resistencia?
En los últimos años se ha comenzado a estudiar si el ejercicio contra resistencia, con pesas por ejemplo, produce efectos similares sobre el sistema cardiovascular.

Hasta hace pocos años algunos autores consideraban los ejercicios con pesas como riesgosos para el corazón. Se decía que el esfuerzo de los levantamientos implicaba pujar y esto – sumado al aumento de la resistencia contra la que debía trabajar el corazón por la contracción de los músculos– aumentaba la presión arterial. Actualmente se ha demostrado que los beneficios cardiovasculares se logran con cualquier tipo de actividad, no solo aeróbica. Los ejercicios contra resistencia también los provocan.

gana fuerzaLos ejercicios aeróbicos son superiores a los ejercicios con pesas para estimular las adaptaciones cardiovasculares, como la reducción de la frecuencia cardíaca, de la presión arterial y la necesidad de oxígeno por el músculo cardíaco. Sin embargo, en parámetros como el aumento de la masa y la fuerza muscular, del metabolismo basal por la mayor cantidad de músculo, de la sensibilidad de las células a la insulina, el ejercicio contra resistencia es el importante.

Las actividades de todos los días requieren más fuerza y resistencia muscular que la capacidad aeróbica. Los ejercicios con pesas son más adecuados para este tipo de esfuerzos de la vida cotidiana.

El músculo del corazón, con los ejercicios con pesas, crece igual que el resto de músculos, sus paredes se engruesan, pero sin provocar aumento de las cámaras cardíacas como sucede con los aeróbicos. El crecimiento del corazón con las pesas no es malo; todo lo contrario, el corazón puede latir con más fuerza enviando más sangre a disposiciónde los músculos.

¿Puede entrenar con pesas una persona que padece del corazón?
Las personas con problemas cardíacos –como algún grado de insuficiencia cardíaca o incluso una angina de pecho– pierden su condición física y su fuerza muscular por desuso. Esto los hace perder capacidad para desempeñar sus funciones diarias.

En los últimos años se ha demostrado (Savage P. y col, 2010. Feiereisen P. y col, 2010) que el ejercicio aeróbico, si bien mejora la capacidad aeróbica de estas personas, no mejora su fuerza muscular y siempre se ven limitadas en su vida funcional.

También se comprobó que en dichos pacientes el ejercicio con pesas no significa ningún riesgo y mejora considerablemente su calidad de vida, ya que les ayuda con su capacidad para desempeñar sus funciones cotidianas.

Las personas con problemas de arritmias cardíacas tampoco tienen ninguna contraindicación para entrenar con pesas.

ejercicios con pesasLos pacientes operados del corazón de problemas valvulares o con bypass coronario o aquellos a quienes se les colocaron stends en las coronarias deben hacer ejercicio.

La rehabilitación cardíaca siempre ha consistido en programas de ejercicio cardiovascular, de progreso muy lento, pero no contemplan ejercicios con pesas. Ahora se está recomendando en estos pacientes incluir en dichos programas este tipo de entrenamiento para mejorar la fuerza y la resistencia muscular.[divider_line_dashed]Insert Your Text Here[/divider_line_dashed][order_box_1 width=”45%” + border=”2px”]

¿Quieres Más Información? Descarga Nuestro Reporte Gratuito:

[/order_box_1][divider_bar]Insert Your Text Here[/divider_bar]

Transforma Tu Cuerpo En Sólo 12 Semanas! Sin pastillas mágicas, sin dietas extremas  sin vivir en el gimnasio. Descubre el sistema usado por celebridades y modelos profesionales para lucir “listos para la foto”. El sistema para adelgazar más efectivo, finalmente revelado. Este programa tiene toda la información real que debes conocer para derretir la grasa corporal de forma permanente… sin perder músculo y sin usar drogas peligrosas o suplementos innecesarios. Haz clic en el botón y aprovecha esta oportunidad a un precio especial por tiempo limitado!