Flavonoides en la dieta para proteger tu salud

Nada hay más delicioso para comenzar la cena que una ensalada fresca con tomate, apio y perejil. Esta no solo es rica en sabor, sino también en flavonoides, esos poderosos compuestos de plantas con propiedades antioxidantes, que reducen la inflamación y promueven la salud de las arterias, además de la reparación de los daños celulares.

Según un estudio realizado en conjunto por el Hospital Brigham y la Escuela Médica de Harvard, ambos en Estados Unidos, los flavonoides también pueden proteger de la enfermedad de Alzheimer y de ciertos tipos de cáncer, como el de ovarios.

Otras fuentes de flavonoides son: arándano, brócoli, manzana (los tiene en la cáscara), repollo, alcaparra, chocolate oscuro, cebolla, fresa, uva roja, vino tinto y todo tipo de tés.

¿Qué son los flavonoides?

Los flavonoides son pigmentos naturales presentes en los vegetales y que protegen al organismo de los daños producidos por sustancias o elementos oxidantes como los rayos ultravioleta, la contaminación ambiental y de sustancias nocivas presentes en los alimentos. Los flavonoides fueron descubiertos por el premio Novel Sent György cuando en 1930 aisló de la cáscara del limón una sustancia, la citrina que regulaba la permeabilidad de las pequeñas arterias. A partir de allí se han identificado más de 5000 flavonoides, ampliamente distribuidos en plantas, frutas y verduras y en diversas bebidas como el vino, la cerveza el té negro y el té verde.

El organismo humano no puede producir estas sustancias, por lo cual debemos obtenerlos de la alimentación o en forma de suplementos farmacológicos. En nuestra cultura nutricional contamos con alimentos ricos en flavonoides tales como: la fresa, naranja ácida, uvas negras, toronjas, espinacas, remolacha, pimientos, cebolla, aguacate, berenjena, plátano, brócoli y coliflor, entre una lista bastante extensa.

Los flavonoides y la salud

Está demostrada la capacidad antioxidante de estas sustancias, protegiendo a la células de efectos dañinos, impiden la oxidación del colesterol malo, previniendo la aterosclerosis, aunque también se conoce su efecto en la reducción de los niveles de colesterol; factores importantes en la prevención de enfermedades del corazón y enfermedades cerebro vasculares, además de prevenir enfermedades degenerativas como la enfermedad de Parkinson y el mal de Alzheimer.

Las características antioxidantes y antinflamatorias de los flavonoides, explican sus efectos protectores sobre enfermedades como diabetes mellitus, úlceras gástricas y duodenales, infecciones virales, alergias e inflamaciones. Los flavonoides han demostrado poseer efectos anticarcinogenéticos, pudiendo ser efectivos en la prevención de cáncer de pulmón y de piel, demostrándose su efectividad también en la inhibición de las células tumorales del cáncer de seno.