El sobrepeso reduce los años de vida

Las últimas encuestas señalan que el principal problema de salud en Latinoamérica, al igual que alrededor del mundo, es el sobrepeso. Esto nos acerca a Estados Unidos, donde dos tercios de la población tienen varios kilos de más.

Desde niña fue rellenita. A sus papás y resto de familiares les parecía bonito y saludable. Ella no tuvo problemas hasta que entró a la escuela. Ahí no solo se enfrentó a la crueldad de los demás niños, sino que empezó a darse cuenta que su cuerpo no se movía ni jugaba como los demás.

De adolescente batalló con las dietas y con su autoestima y ya de adulta enfrentó otra realidad: su sobrepeso le estaba pasando la factura a su salud. Tenía problemas del estómago, dolor en las articulaciones, dificultada para dormir y su médico le advirtió que estaba cerca de desarrollar diabetes tipo 2.

A sus 35 años, ella forma parte del 59,7 por ciento de las mujeres de Latinoamérica entre los 20 y 44 años con obesidad, y una del total de mil millones de personas con sobrepeso alrededor del mundo de las que habla la Organización Mundial de la Salud (OMS). De estas, al menos 300 millones son obesos. La situación ha alcanzado tal escala que se le ha catalogado como una epidemia.[features_box_paper_white width=”85%” + border=”2px”]Cada vez más sedentarios
Hay varios fenómenos de la modernización que no nos favorecen a nivel de la salud. Primero, hay muchos alimentos poco nutritivos, altos en azúcar, grasa y calorías totales, que están disponibles “en cualquier esquina”, y al alcance de todos los bolsillos.

Luego, el tipo de trabajo y transporte usado por muchos hoy en día (trabajos sedentarios de oficina, uso de automóvil, bus, etc.) tiende al sedentarismo. Por otro lado, se da el fenómeno

de la inserción de la mujer en el ámbito laboral – en el núcleo familiar tanto padre como madre trabajan -, lo que deja poco tiempo para preparar comidas nutritivas y balanceadas, menos hacer comidas “en familia, sentados en la mesa”.

La inseguridad ciudadana también es un factor que contribuye con el problema, ya que para muchos salir a caminar y jugar afuera para los niños, como opción de actividad física, es obsoleta por temor a la seguridad.

Existe más evidencia también de que nuestro estilo de vida ha cambiado y contribuye a comer más y de menos calidad, así como hacer menos ejercicios. Los niños ven televisión todo el día o están sentados frente a la computadora. Genéticamente estamos programados para movernos y para comer únicamente lo suficiente. Al no movernos y al comer como si el mundo se acabara mañana, es donde nos enfermamos, y la primera señal de este proceso es el sobrepeso.[/features_box_paper_white][text_bar_2_left + width=”100%”]La obesidad en aumento[/text_bar_2_left]obesidad problemaSegún las últimas encuestas, el mayor problema de la región es que el sobrepeso puede convertirse en obesidad. Desde 1982 hay una tendencia constante de aumento en el número de latinos obesos. Lo mismo ocurre en Estados Unidos (EEUU), país con cifras más altas de obesidad entre 22 países industrializados. Según el Instituto Nacional de Corazón, Pulmón y Sangre, 61% de la población adulta tiene sobrepeso, lo que equivale a 97 millones de estadounidenses.

La OMS afirma que “el consumo elevado de alimentos con mayor densidad energética y menos nutrientes con altos niveles de azúcar y de grasas saturadas, combinado con una reducción en la actividad física, ha llevado a que los números de obesidad se tripliquen o más desde 1980 en algunas áreas de Norte América, el Reino Unido, Europa Oriental, el Medio Oriente, las islas del Pacífico, Australasia y China”.

Un informe presentado en octubre del 2009 por esta organización, señaló que la epidemia de la obesidad no se limita a las sociedades industrializadas y que más bien a menudo crece más rápido en países en vías de desarrollo.

Advirtió también, que aunque algunos factores de riesgo para la salud como el tabaquismo, la obesidad y el sobrepeso, suelen asociarse con los países de altos ingresos, más de tres cuartos de la carga global total de enfermedades que causan actualmente se producen en naciones en desarrollo.

Esta es una condición compleja, que al coexistir a menudo con la mal nutrición en países en desarrollo, tiene serias dimensiones sociales y psicológicas que afectan a grupos de todas las edades y grupos socioeconómicos.[text_bar_2_left + width=”100%”]Para entender mejor[/text_bar_2_left]La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Para definir e identificar esta condición médica en adultos, se utiliza el índice de masa corporal (IMC), una relación entre el peso y la estatura. Si bien es una medida útil, sobre todo porque no presenta variaciones según el sexo y la edad, se considera solo una guía ya que puede no corresponder al mismo grado de gordura en diferentes individuos.

La OMS define con sobrepeso a aquellas personas con un IMC igual o superior a 25. Un IMC igual o superior a 30 significa obesidad. Si bien estos números sirven de referencia para las evaluaciones individuales, los especialistas afirman que el riesgo de enfermedades crónicas aumenta progresivamente a partir de un IMC de 21.

Los médicos del centro de Cirugía Laparoscópica Digestiva del Hospital CIMA-San José explican que la “obesidad alberga una gran cantidad de patologías que afectan todos los sistemas y que se originan y se agravan a partir de esta condición”.

Los problemas de salud que aunque debilitantes, no son mortales, incluyen dificultades respiratorias, problemas músculo esqueléticos crónicos, problemas dermatológicos e infertilidad. Los que representan un riesgo para la vida, según la OMS, se dividen en cuatro áreas: problemas cardiovasculares, condiciones relacionadas con resistencia a la insulina como diabetes tipo 2, ciertos tipos de cáncer y enfermedades de la vesícula biliar.

Fuera de todo lo anterior, un estudio realizado por el Instituto de Mediciones y Evaluaciones Médicas de la Universidad de Washington en Seattle y publicado en abril del 2008 en la Biblioteca Pública de Ciencias Médicas de EEUU, descubrió que la obesidad puede llegar a quitar entre dos y cuatro años al promedio de vida, mientras que la obesidad severa puede acortarlo de ocho a diez años.

El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades relacionadas son, en gran parte, evitables. Los expertos afirman que la lucha contra este mal debe darse a largo plazo y con una táctica multidisciplinaria en la que se aborde cada caso con una dieta balanceada de acuerdo al tipo de cuerpo, ejercicio físico, apoyo psicológico y tratamientos médicos especializados.[divider_bar]Insert Your Text Here[/divider_bar]Transforma Tu Cuerpo En Sólo 12 Semanas! Sin pastillas mágicas, sin dietas extremas  sin vivir en el gimnasio. Descubre el sistema usado por celebridades y modelos profesionales para lucir “listos para la foto”. El sistema para adelgazar más efectivo, finalmente revelado. Este programa tiene toda la información real que debes conocer para derretir la grasa corporal de forma permanente… sin perder músculo y sin usar drogas peligrosas o suplementos innecesarios. Haz clic en el botón y aprovecha esta oportunidad a un precio especial por tiempo limitado!