El poder de los alimentos saludables

¡Dime qué es lo que comes y te diré quién eres! Y es que lo que comemos refleja nuestro estilo de vida y nuestras ideas acerca de la salud y el bienestar. También indica nuestro estado emocional. No en vano, todos nos hemos refugiado alguna vez en chocolates, tortas u otros postres. ¿Cierto?


Si eres de esas personas con un estilo de vida muy ajetreado y poco tiempo para cocinar, seguro que tu estilo de vida se ve reflejado en los alimentos que escoges y consumes. Las personas que padecen de sobrepeso y que llevan un estilo de vida pasivo o una agenda muy apretada, que no les permite tomarse el tiempo necesario para preparar comidas saludables y sentarse a disfrutarlas, suelen ingerir alimentos con mucha grasa y carbohidratos. Además, lo suelen hacer a deshoras.

Si bien es cierto que el estilo de vida que llevamos hoy en día es muy acelerado y requiere que hagamos sacrificios, es importante atender a nuestras necesidades básicas para poder acumular la energía que requiere dicho estilo de vida. Comer y dormir es fundamental para el ser humano. Y a la hora de comer no sólo se trata de calmar el hambre, sino de buscar una dieta balanceada para mantener un peso saludable que nos permita sentirnos activos y bien con nosotros mismos.

Para llevar una alimentación saludable debemos consumir una amplia variedad de alimentos que le aporten a nuestro organismo los nutrientes necesarios para mantenerse saludable y permitir el funcionamiento adecuado de los diferentes órganos. Dicho de otra manera, debemos elegir la cantidad adecuada de alimentos dentro de la pirámide alimenticia y tomar suficiente agua y líquidos para lograr un balance. Asegúrate de incluir verduras, frutas, granos, proteínas y productos lácteos al servir tu plato. No malgastes tu tiempo en sumar y restar las calorías que estás consumiendo.

Concéntrate en la variedad y trata de incluir alimentos frescos nuevos cada día. Presta menos atención a la cantidad y céntrate más en lo que realmente comes, el momento en el que lo haces  y el tiempo que inviertes en disfrutar de esos alimentos.

Pregúntate si realmente estás siguiendo las señales internas de tu cuerpo que te indican si estás satisfecha o todavía con hambre. Y finalmente recuerda que los alimentos tienen el poder de concederte energía y salud, además de belleza.