Dormir mal te puede hacer engordar

dormir mal engordarLa relación entre sueño y obesidad está ampliamente probada: cuanto menos duermes, más engordas y los motivos son múltiples.

Comes más. Un estudio de la Asociación de Sociedades Profesionales del Sueño (EE. UU.) ha visto que a las personas que duermen mal les cuesta más “resistirse” a comer alimentos calóricos (como patatas fritas o pasteles) porque el insomnio hace que el cerebro segregue menos leptina, la hormona que controla el apetito.

Y gastas menos. Tener insomnio hace que estés cansada durante el día. Y esa falta de energía repercute en un mayor sedentarismo: al moverte menos, no “quemas” tanto.

Entonces surge la siguiente pregunta: ¿Qué se puede hacer?

Estrategias nutricionales para domir bien y no engordar
Es importante que tengas cuidado en la cena, ya que los alimentos consumidos en ella están directamente relacionado con la calidad de tu sueño.

Así que, a la hora de cenar, ten en cuenta estas recomendaciones:

Incluye nutrientes como:

El triptófano (pescado azul, yogures, plátanos,etc.) que tiene un efecto relajante. Se puede consumir una caballa al horno que contiene triptófano y grasas omega de fácil digestión.

La vitamina B6 (leche desnatada) ya que ayuda a absorber este aminoácido.

El magnesio (frutos secos, cereales, legumbres,etc.) que actúa sobre el sistema nervioso y evita el estrés. En este sentido, se puede cenar, como postre, dos albaricoques.

Otras recomendaciones nutricionales

No te acuestes con hambre porque la sensación de estómago vacío te despertará de madrugada. Una dosis de hidratos evitará este efecto.

Pero toma las calorías justas. Las cenas copiosas requieren un trabajo extra del estómago y dificultan el sueño.

Evita el picante para que la acidez no te despierte.

Evita el café y té verde. El primero es un estimulante ideal por la mañana, pero debe evitarse pasadas las 4 de la tarde. Lo mismo ocurre con el té verde: su alto contenido en polifenoles actúa como estimulante cerebral.

Evita el consumo de bebidas alcohólicas. Tiene un efecto sedante y aumenta la somnolencia, pero esta acción dura unas 4 horas porque después el sueño se interrumpe y aumenta el tiempo de vigilia. Además si hay alguna dificultad respiratoria al dormir, el alcohol la agrava y favorece las apneas. Tómalo moderadamente y 3 horas antes de dormir.

Deja pasar 2 horas tras la cena. Si vas a dormir enseguida la digestión será más pesada.