Dieta saludable para niños

Los correctos hábitos alimentarios y el estilo de vida activo son dos componentes indispensables para mejorar la calidad de vida en todos los grupos biológicos, mucho más en la niñez, que es cuando se absorben nutrientes que se podrán disponer en años posteriores cuando por alguna causa haya carencias.

Los niños aprenden de sus padres, de todos aquellos que forman parte de la enseñanza y de los que los cuidan. De ahí la importancia de que todos ellos estén asesorados para poder transmitirles conductas y elecciones correctas a favor del crecimiento y desarrollo.

Muchos padres ven crecer a sus hijos con el peso adecuado y no ven necesario que adopten hábitos saludables en la alimentación cotidiana. Sin embargo, la salud de  ellos dependerá en gran medida de la elección que tengan en los alimentos, las preparaciones y de los snacks.

Vale la pena destacarlo: un peso adecuado para la talla no es necesariamente un indicador de buena salud.

Por eso mismo, si sus hijos están en etapa de crecimiento, será necesario que tome conciencia de que irán aprendiendo de sus padres y de las personas cercanas. En consecuencia, sería interesante que comience usted a modificar ciertas conductas que ayuden a su niño a aprender la elección de los alimentos de manera saludable e inteligente.

En esta etapa del crecimiento, los chicos requieren un conjunto de nutrientes necesarios para un crecimiento y desarrollo adecuado.

Es importante planificar las comidas y que resulten atractivas para que los niños no se tienten con papas fritas, chizitos, panchos o gaseosas y jugos envasados, opciones para nada saludables que le quitarán el apetito y no le permitirán la incorporación de alimentos saludables.

¿Por qué llevar al colegio jugos en cajitas que lo único que hacen es llenar el estómago de hidratos de carbono simples?

¿Por qué dar a sus hijos dinero para que compren en kioscos, que generalmente son poco saludables?

Si en el colegio hay distintas posibilidades de elegir alimentos que alimenten adecuadamente, sería interesante acompañarlos al kiosco del colegio y ayudarlos en las elecciones correctas y no prohibirles aquello que no es saludable, sino enseñarles que esos alimentos ocasionan, por ejemplo, caries dentarias o no los ayudan a crecer y desarrollarse adecuadamente.

Los comedores escolares no siempre son una opción cuando los chicos almuerzan en la escuela, entre otras cosas, por el gasto que implican. Por eso, preparar en casa las viandas para el almuerzo es una alternativa que puede ser más económica y más saludable.

Recomendaciones para las viandas de los niños

– Tenga en cuenta la comida que le dio a la noche para la elaboración de la vianda del día posterior. Por ejemplo, si su hijo comió carne (blanca o roja), no incluya lo mismo en el menú del mediodía.

– Si en el almuerzo le hizo llevar una tarta de verduras, trate de incluir en el menú de la cena la carne, para que aportar las proteínas necesarias para el crecimiento y desarrollo.

– Los niños deben aportar a su organismo fuentes importantes de proteínas de alto valor biológico y de hierro, indispensable para evitar la anemia (carnes rojas) tres veces a la semana y el resto las otras carnes blancas: carré, pavo, pollo sin piel y pescados de mar. Considere incluir esta fuente importante en los almuerzos o en las cenas.

– Incluya diariamente en su alimentación el huevo, ya sea duro o en preparaciones atractivas y con varios colores de vegetales. Dentro de ellas, incluir aquel alimento que no les agrade, comenzando con poca cantidad e ir aumentándola en función de los cambios que vaya percibiendo, agregándole salsa blanca dietética (esto significa sin utilizar frituras, el aceite en crudo luego de haber terminado la salsa).

Los niños no están exentos de padecer enfermedades como colesterol o  triglicéridos elevados, hipertensión arterial, etc. En este punto, es importante saber que el huevo no es un enemigo del plan alimentario. Estudios científicos nos ha enseñado que el colesterol que aporta el huevo no influye en gran medida sobre el nivel del colesterol sanguíneo en personas sanas.

Una de las principales causas del aumento del colesterol en la sangre es la ingesta de grasas saturadas. Este factor es mucho más perjudicial para la salud que el consumo de alimentos con colesterol elevado, pues el organismo absorbe sólo un 15% del colesterol que incorpora a través de los alimentos.

El huevo aporta 230 g aproximadamente de colesterol por cada unidad –en la yema, no en la clara–, pero posee un mayor porcentaje de ácidos grasos poli y monoinsaturados (grasas útiles que deben estar presentes en nuestro menú diario). Contiene 1,5 g de grasas saturadas, 0,5 g de poliinsaturadas y 2 g de monoinsaturadas, que elevan el HDL o colesterol bueno, por lo tanto no debe ser tratado como un alimento que se excluya de la alimentación semanal.

Los alimentos que aportan grasas saturadas son: las papas fritas, los chizitos, las empanadas, tapas de tartas, fiambres, embutidos, vísceras, carnes grasas, las galletitas, entre otros.

El huevo es un alimento nutritivo, de fácil cocción y con múltiples posibilidades para dar variedad al menú.

Cómo hacer que los niños coman sano

– Incúlquele a sus hijos la gran variedad que ofrece la naturaleza de frutas y verduras de estación (arco iris); esto le permitirá obtener la mayor variedad de vitaminas y minerales indispensables. Enséñeles que son indispensables para el equilibrio orgánico. Trate de realizar preparaciones diferentes, atractivas, que pueden ser más aceptadas por ellos.

– Recomiende a sus hijos la incorporación diaria de lácteos para que sus huesos y dientes estén saludables y que se fije este mineral de manera que en la adultez no existan riesgos de aparición de enfermedades provocadas por la no inclusión de los mismos. Si no les agrada la leche, ofrézcales postres lácteos, salsa blanca y otras preparaciones para que tengan el calcio suficiente.

– Evite que consuman gaseosas o jugos enlatados a diario: reemplácelos por cartones individuales de leches saborizadas o chocolatadas o licuados de leche con frutas.

– Los jugos que vienen en cartones tienen muchos azúcares. Opte por los que digan en su rótulo 100% jugo natural.

– Evite que sus hijos se tienten en el kiosco de la escuela con hamburguesas, panchos, papas fritas, chizitos, etc., ya tienen muchas grasas y no son apropiadas para la salud. No los prohíba, enséñeles el correcto manejo esporádico.

– Para condimentar, que lleven sobrecitos individuales de aderezos, por ejemplo, ketchup, mostaza, aceite.

Por último, el mejor alimento que sus hijos pueden recibir es el afecto que viene de sus progenitores. Sepa destacar la importancia que tiene la alimentación saludable para que sus hijos crezcan sanos y fuertes, e incluir la actividad física como pilar para optimizar la calidad de vida.