Cómo tener un vientre firme, plano y liso en pocas semanas

Con la llegada del buen tiempo, hay zonas que están en el punto de mira. Una de ellas es la tripita. Todos queremos conseguir un vientre plano. Y más aún cuando la moda dicta sentencia y parece que los crop tops han llegado para quedarse. Y cuando saquemos la ropa de playa del armario habrá aún más motivos de peso. Por eso, queremos darte las claves para que presumas de tripita lisa en los meses de verano.


La falta de firmeza es uno de los principales problemas de la zona del vientre. ¿Cómo se puede solucionar?

La falta de firmeza en la zona del vientre viene determinada principalmente por unos hábitos alimenticios erróneos. La falta de ejercicio y cuidados cosmético-estéticos son otros de los puntos que pueden favorecer su laxitud y falta de tersura. Para conseguir recuperar la belleza de la zona es importante diseñar un plan que aúne estos tres puntos de manera correcta y personalizada, ya que cada persona hará que sus particularidades metabólicas y hábitos de conducta para con estas cuestiones sean las que le ofrezcan unos problemas concretos, pero también sus soluciones.

Otra cuestión son los embarazos, tras ellos el abdomen se estropea por la distensión abdominal, por lo que también requieren una serie de cuidados específicos.

Ejercicio, cosmética y alimentación. ¿Podrían ser estos tres los pilares para presumir de un vientre plano?

La alimentación sería el pilar más importante. Por ejemplo, si alguien tiene un metabolismo lento, esto repercutirá en la zona. Tragar mucho aire al comer puede ser otro generador de distensión abdominal al hincharse en exceso, por eso habría que evitar todo lo que pueda generarla. Las bebidas carbonatadas y todo aquello que nos genere digestiones pesadas, cambiándolas por un aporte mayor de fibra y de alimentos y bebidas de efecto drenante y pro-digestivas. El ejercicio y los cuidados estéticos son sin duda los complementos perfectos.

¿A qué tratamientos estéticos se puede recurrir para mejorar esta zona?

La falta de firmeza hay que atacarla con electroterapia y radiofrecuencia combinadas. Hay que tener en cuenta que hay muchos tipos de radiofrecuencia, y es importante distinguir entre ellas dejándose guiar por un experto. Los diferentes aparatos ofrecen resultados distintos y más o menos buenos. Además, acompañar estos tratamientos con microinyecciones reafirmantes favorecerá la “recuperación” de la zona, las cuales deben aplicarse en febrero o marzo para llegar al verano con los mejores resultados.

Y desde el punto de vista de la nutrición, ¿qué hábitos debemos desterrar si queremos presumir de tripita? ¿Hay alimentos ‘prohibidos’?
Desde luego. Alimentos como el azúcar, las harinas, pasta, todos los refinados y procesados, embutidos, lácteos no desnatados… Todos estos alimentos favorecen la distensión abdominal al ofrecer digestiones pesadas, a la vez que aportan un exceso de azucares pro-inflamatorios.

¿Cuál debería ser el plan de acción a seguir para poder presumir de esta zona de cara al verano?

Lo ideal sería empezar con el plan desde febrero que incluya tratamientos, dieta y ejercicios. Aunque ahora no hay tanto tiempo, aún podemos conseguir perder mucho volumen con tratamientos en el Instituto y diseñar una dieta rica en magnesio, manganeso, cobre , zinc, ácido fólico y otros nutrientes esenciales para que el organismo pueda desintoxicarse y fortalecerse a nivel celular, lo cual favorecerá la recuperación y los mejores resultados. Un ejemplo básico de alimentación a diario sería:

-Desayuno: un café o té con leche desnatada, una rebanada pan de centeno con un poco de aceite de oliva virgen extra.
-Media mañana: un yogur desnatado o una pieza de fruta pequeña.
-Comida: pescado a la plancha o pollo asado.
-Media tarde: un yogur desnatado o una pieza de fruta pequeña.
-Cena: una ensalada, una taza de gazpacho o una tortilla francesa con dos claras y una yema.

Las infusiones, zumos naturales y el agua con limón sin azúcar pueden tomarse durante todo el día como refrescos o snack líquidos. Y el pan consumirlo únicamente en el desayuno.