¿Cómo saber si puedo empezar a correr?

Estamos ante un extraño fenómeno. Muchas personas corren porque buscan adelgazar o tonificar el cuerpo. Otros lo hacen para socializar, algo difícil de lograr en las grandes ciudades. Y siempre están los que siguen la moda, y punto. El riesgo es que, ante semejante fanatismo, olvidemos nuestros límites y necesidades.

“Hay que entender que todos los excesos son malos y no todas las personas tienen las mismas características biológicas y biomecánicas”, alerta Jorge Alfredo Ortega Traverso, especialista en ortopedia y traumatología y presidente del Centro Artroscópico del Deportista y Reemplazos Articulares (CADERA).

Según el doctor, con el boom de las maratones mucha gente corre sin un adecuado control traumatológico (articulaciones, estado muscular, biomecánica) y cardiológico. “Hacen 21 y 42 kilómetros como si fuera un juego y es allí donde comienzan las lesiones y los problemas”, advierte.

En la misma línea, el personal trainer Fede Delpiano opina que no todos podemos salir a correr sin sufrir consecuencias negativas. “El running es una actividad extenuante y no hay que exigirle al cuerpo más allá de lo prudente. De lo contrario, pueden sufrir las articulaciones y el corazón”, sostiene.

Primeros pasos

“Para empezar a correr se requiere un mínimo de estado físico. En una primera etapa, se puede alternar entre caminatas y breves lapsos de trote”, sugiere Pablo González, profesor de educación física y director operativo de SportWorks.

Lo importante es no arrancar de golpe, sino que sea de manera gradual, planificada, sumando estímulos y objetivos. “Si se empieza con rutinas muy exigentes, se pueden sufrir lesiones”, agrega Guillermo Mezzadri, corredor y director deportivo de 70/30 Training Team.

En el aspecto ortopédico, el doctor Traverso sugiere realizar una evaluación de columna, cadera y desviaciones. También tener en cuenta antecedentes de escoliosis y fracturas, que puedan alterar el patrón de marcha o carrera. Su lema: “nunca hay que forzar el organismo”.

Los que NO deberían correr

El running no está recomendado para las personas que tienen:

– Sobrepeso: las actividades de impacto están contraindicadas para cuerpos en los que las articulaciones deben soportar mucho peso. Es mejor empezar con bicicleta o caminatas y acompañar con una dieta saludable.

– Problemas cardiovasculares, de presión y otras complicaciones: en estos casos los médicos no autorizan realizar la actividad.

– Osteoporosis o problemas de articulaciones: quienes tienen artrosis pueden sufrir inconvenientes, ya que con cada paso damos un golpe a las rodillas y los tobillos.

– Etapa de rehabilitación: tras una lesión articular o una cirugía de rodilla no es apropiado salir a correr. El avance debe ser gradual y es primordial fortalecer las articulaciones en la vuelta a la actividad física.

¿La edad es un impedimento? “No es un problema en sí mismo, pero hay que tener especial cuidado con los que empiezan a hacer actividad de grandes: deben tener un tiempo prolongado de adaptación antes de realizar esfuerzos importantes”, remarca Ortega Traverso. Y agrega que a mayor edad son más recomendables las caminatas.