Cómo reducir los niveles de grasa corporal de la cintura

reducir grasa cinturaLa realidad es que el entrenamiento de la cintura sólo dará frutos visibles si ésta está exenta de grasa, de lo contrario podés perfectamente poseer unos músculos abdominales fuertes y gruesos, pero si están recubiertos de tejido adiposo la cintura se verá ancha y blanda. Resulta absolutamente imprescindible reducir los niveles de grasa corporal para que la cintura, y todo el cuerpo, adquieran ese aspecto duro y recortado. Por ejemplo, las dos hormonas que produce la glándula y que son las responsables de la regulación del ritmo metabólico son la T4 o tiroxina y la T3 o triiodotironina, ya que están constituidas por el aminoácido tiroxina y el mineral yodo.

A continuación, 5 consejos a tener en cuenta:

Calentamiento: Es siempre importante un calentamiento antes de pasar a la acción. Se produce un aumento de la temperatura corporal y se incrementa el fluido de la sangre a los músculos, haciendo a estos mucho más eficaces y con menos riesgos de lesiones.

Rango de movimiento: Siente la tensión de tus músculos abdominales en todo el recorrido de tus movimientos, tanto en la fase concéntrica, cuando se acortan los músculos al subir, como en la excéntrica, cuando se van alongando al bajar.

Velocidad del movimiento: La velocidad del movimiento debe de ser constante y pausado tanto en el recorrido concéntrico como el excéntrico. Evitá las inercias y la velocidad muy elevada, porque realizarás un trabajo muscular mucho más exhaustivo. Cuando avances en tu trabajo puedes añadir velocidad a tus movimientos concéntricos y disminuirla en la fase excéntrica de bajada, pero todo siempre con control.

Respiración: Es muy importante la respiración en todas las fases del movimiento. Inspira por tu nariz al bajar y espira al subir de forma cómoda y rítmica.

Control de peso: El control del peso tiene mucho que ver con el resultado final de un trabajo específico de la zona abdominal, ya que en esta zona es donde se suele acumular gran parte de la grasa sobrante del organismo. Es por eso que el cuidado de la alimentación debe formar parte de tu programa de entrenamiento.

Posición correcta: Dejar siempre un espacio entre el pecho y el mentón (lo que equivale a aproximadamente un puño). Las manos están por detrás de la cabeza pero no se cruzan los dedos, sino que estos son los que sujetan la cabeza, no tiran de ella. La zona lumbar debe de estar bien apoyada en el suelo.