Como quitar el ardor estomacal

ardor de estomago¿Tienes ardor de estómago de forma habitual? ¿Le prestas atención o te limitas a tomar cosas que lo mitiguen sin curarlo? Hay unas claves sencillísimas que te servirán para valorar, si es una simple debilidad digestiva que debes cuidar o si realmente es importante que te hagas un estudio médico profundo y serio.

Te detallamos las claves para que descubras si debes acudir a un médico, o simplemente restringir algunos alimentos de tu vida diaria.

Evita estos alimentos durante una semana:

  • Café en el desayuno y después de las comidas. Cámbialo por una infusión sin té ni menta. Una buena opción es rooibos con frutitas ricas, o algo suave tipo tisana de melisa, tila o manzanilla.
  • Vino blanco, dentro y fuera de comidas. Es lo que más ardor provoca. El cava y el vino tinto, tampoco lo hacen nada mal, pero si son de muy buena calidad, no contribuyen a empeorar el ardor.
  • Bebidas con gas y sabores dulces. Cualquier tipo de refresco, ya sea Light o normal.
  • Los refritos y rehogados de cebolla, tomate y ajo. Mejor utiliza puerro cortado muy fino y pochado muy despacio. Si te da la sensación de que queda seco, añádele agua en poquitas cantidades mientras se pocha.
  • Los lácteos antes de acostarte. Especialmente la leche.
  • Te damos dos recomendaciones que ayudarán más a que el ardor desaparezca.
  • No tomes ibuprofeno o aspirina si tienes algún dolor crónico, utiliza paracetamol. El ibuprofeno, es un importante irritante del estómago. Una gastritis provocada por medicamentos usados durante un largo periodo de tiempo, es capaz de cronificar los ardores.
  • Duerme un poco incorporado en la cama. Lo más recomendado es elevar la parte alta de la cama con tacos de madera unos 10 cm. No es muy aconsejable hacerlo con cojines y almohadas, porque estropean el cuello. ¡Cuidado!

Si después de seguir éstos hábitos durante una semana, te encuentras mejor, quiere decir que la irritación es controlable por ti mismo sin tener que medicarte. ¡Seguro que vale la pena el sacrificio para encontrarte mejor! Ahora bien, si no has mejorado, consúltalo con tu médico para que te haga un estudio.

Un estómago a prueba de bomba es una bendición.