Cómo preparar una sagría de dieta sin alcohol

La sangría se considera una bebida de verano y tiene muchas variaciones (con o sin gaseosa, con frutas de todo tipo, con zumo, con especias, con licor o con vino).

Sin embargo, muchas personas, como las embarazadas, los que tienen que conducir y aquellas que quieren cuidar su figura, prefieren disfrutar de la sangría con abundante fruta y sin alcohol.

La sangría puede ser elaborada con frutas como el melocotón, melón, nectarinas, manzana, pera, plátano, cítricos como la naranja, etc e iIgualmente se puede incorporar alguna especia como canela en rama, clavo, nuez moscada, etc.

Si se quiere que la sangría tenga menos calorías, la mejor opción es sustituir el azúcar por edulcorantes como la sacarosa, la glucosa, la fructosa o el aspartano.

Receta básica para elaborar sangría sin alcohol

Ingredientes:

2 tazas de zumo de naranja

8 tazas de zumo de uva

2 manzanas pequeñas

1 naranja

1 limón

1/2 taza de azúcar

2 litros de gaseosa

Hielo

Preparación

Mezclar el azúcar, el zumo de naranja y el zumo de uva en una jarra grande.

Añadir el limón y la naranja en gajos. Hacer lo mismo con la manzana cortada en dados.

Remover hasta que el azúcar se disuelva. Adicionar la gaseosa.

En el momento de servir, incorpora los cubitos de hielo.

Consejo: Si quieres convertir esta sangría en un cóctel de vitaminas, utiliza zumo de naranja y zumo de uvas naturales y recién exprimidos.

Recomendaciones

La fruta no debe estar ni muy verde ni muy madura.  En el primer caso aportará al zumo poco azúcar y mucha acidez. Por el contrario, si está demasiado madura no tendrá la consistencia suficiente y puede deshacerse y, además, su sabor será menos intenso.

Si la quieres bien fresca, se puede añadir cubitos de hielo justo en el momento de servirla y nunca antes. El secreto de una buena sangría es que se mezcle bien la fruta con el resto de ingredientes.