Cómo hacer bien una dieta

Cómo-hacer-dieta-perder-peso¿Te vas a poner a dieta y, de antemano, tienes miedo a fracasar? ¡Suele pasar! El exceso de información y datos sobre regímenes de todo tipo, unido a las malas experiencias de los demás, hacen una mezcla de lo más desmotivadora. Pensamientos como: “¿Para qué tanto esfuerzo, si luego lo voy a recuperar todo de nuevo?” , “Hago mal una pequeña cosa, y ya tengo que volver a empezar de cero…”, ¿os suenan? Pues hoy, os voy a dar unas pequeñas pautas de lo que no es cierto, y de lo que sí es positivo pensar cuando estamos en plena inmersión en la dieta.

1. A dieta, sólo puntúa como avance lo que se hace bien. Una dieta correcta y eficaz, es aquella en la que la comida es adecuada, equilibrada y de cantidades controladas. El porcentaje de éxito, vendrá dado por la cantidad de éstas comidas bien hechas, no por el número de “chapuzas”. Por lo que al hacer balance, debemos pensar en las veces que hemos hecho bien nuestro plan alimenticio.

2. Si hay un buen equilibrio de nutrientes durante la dieta, no existe el efecto rebote. Si quitamos alimentos importantes y nos matamos a sudar haciendo ejercicio, adelgazaremos muy rápido, pero recuperaremos el peso a más velocidad. ¡Ésto es un plan mal hecho!. Una dieta correcta, con todo tipo de alimentos bien organizados, y un buen plan de ejercicio muscular, provoca una pérdida de peso progresiva conservando toda la musculatura y sin rebotes.

3. El ejercicio es un hábito de la vida normal, no una herramienta para adelgazar cuando se empieza una dieta. Si se hace que el ejercicio duro sea parte fundamental de la dieta, los días que no se pueda hacer por cualquier razón, aparecerá la creencia de que no vamos a avanzar con la dieta. Esto no es bueno para la motivación. Es mejor seguir unas pautas de deporte que nos sean factibles, y nos permitan ver los avances poco a poco y, a poder ser de la manera más divertida posible.

4. Pensamiento erróneo: Al principio se baja muy bien, y luego muy despacio. Pensamiento correcto: Si lo hacemos igual de bien al principio que al final, todo irá sobre ruedas. ¡Comprobado!

5. Cuando se hace mal alguna parte de la dieta en el día, se continúa adelante como si nada. No debemos usar premios ni castigos. “Lo hice muy bien, me voy a dar un gustazo”, o “¡qué mal lo hice hoy para comer, pues no ceno!” Nunca funciona. Si se hace bien, se continúa haciendo bien, y si lo hacemos mal, en la próxima comida lo haremos bien.

6. La comida no es un regalo ni un entretenimiento. A la pregunta “¿Qué puedo picar si me aburro?” Suena a pitorreo pero es pura realidad. La comida, no está para entretener, y menos cuando estamos queriendo bajar peso de forma saludable. Cuando las cosas no funcionan, siempre hay detrás un error de éste tipo. Así que es momento de cambiar esos pensamientos que no ayudan nada a nuestra dieta.