Cómo deshinchar la tripa o el abdomen

A veces necesitamos aliviar la sensación de tripa hinchada más allá de que queramos lucir o no abdominales marcados y debido a una mala digestión o que quizás hayamos cogido una mala postura. A continuación os damos los mejores consejos de cómo deshinchar la tripa o el abdomen.


Muchas veces asociamos la hinchazón de tripa o de abdomen a que hayamos comido demasiado o que tengamos una digestión pesada, aunque no siempre es debido a esto ya que también se puede producir por una acumulación de líquidos, o de gases (si tomamos muchos alimentos ricos en fibra).

Otros motivos, que son algo más graves, puede que nos lleva a sufrir de hinchazón de tripa debido a una intolerancia a la lactosa, a quistes ováricos o a una oclusión intestinal.

Dependiendo de la causa necesitaremos acudir de urgencia al médico, aunque si nuestra hinchazón de tripa o abdomen tiene que ver con gases acumulados o  una mala digestión podemos daros una serie de consejos que os ayuden a deshincharla.
Cómo deshinchar la tripa o el abdomen

Comer despacio:

Debes masticar cada bocado lentamente y de este modo podrás evitar la entrada de aire y no tendrás mala digestión.

Evitar bebidas azucaradas y dulces:

No tomes bebidas azucaradas o refrescos, así como chiclés y otros caramelos. Pueden ser que agraven el problema de la flatulencia.

Siéntate recto:

Procura sentarte con la espalda recta y el abdomen ligeramente contraído, es un hábito postural de gran importancia, ya que te ayudará a prevenir dolores, y como no, evitar un abdomen hinchado.

Haz ejercicio:

La actividad física es también importante ya que no solo te mantiene en forma. Sino que te ayuda a regularizar el transito intestinal y mantener el aparato digestivo en óptimas condiciones.

Reducir la ingesta de líquidos con bombillas o pajillas, no fumar ni beber alcohol en exceso, también contribuye a mantener el abdomen deshinchado.

Ademas unos sencillos consejos que, además de cuidar tu salud, te ayudarán a deshinchar tu abdomen y prevenir alteraciones gastrointestinales que pueden distender la barriga.

Comer despacio, masticando bien los alimentos y con la boca cerrada, evita la entrada de aire así como la mala digestión de lo alimentos ingeridos.

Evitar la ingesta de chicles, sodas o refrescos gasificados, es una buena opción para reducir la flatulencia.
Sentarse con la espalda derecha y el abdomen ligeramente contraído, es un hábito postural de gran importancia, porque no sólo previene dolores, sino que ayuda a eliminar el vientre abultado.

La fibra es un arma de doble filo, ya que ayuda a regularizar el transito intestinal evitando lahinchazón abdominal, pero si se ingiere en grandes cantidades y no estamos acostumbrados a hacerlo, puede provocar flatulencia en exceso, distensión abdominal y hasta diarrea. Por eso, es importante que comiences a incluir fibra poco a poco, por ejemplo, cereales integrales combinados con refinados al principio, vegetales crudos pero cortados finamente o rallados, legumbres cocidas, o frutas crudas pero sin cáscara, por ejemplo.

Realizar actividad física de manera regular contribuye a regularizar el transito intestinal y mantener el aparato digestivo en óptimas condiciones.

Reducir la ingesta de líquidos con bombillas o pajillas, no fumar ni beber alcohol en exceso, también contribuye a mantener el abdomen deshinchado.

Evitar las comidas abundantes y ricas en azucares simples o grasas, es otro consejo sencillo que además de favorecer un abdomen plano por facilitar la digestión, beneficiará tu salud.

Los alimentos ricos en azúcares y gomas, como son las gominolas u otras golosinas, también pueden causar flatulencia, por eso, es aconsejable reducir su consumo.

La leche es otro de los alimentos que puede distender el abdomen a causa de la lactosa, para ello, nada mejor que comenzar a incorporar lácteos con la lactosa predigerida, por ejemplo, yogur y después, incluir leche en pocas cantidades.

Los productos de pastelería, tales como los bollos, los pasteles u otros, además de contener grandes cantidades de azúcares y grasas, tienen una compleja red de gluten y levadura que enlentece la digestión y genera gases, por lo tanto, su ingesta debe ser moderada y ocasional.

Reducir la ingesta de sodio y alimentos que lo contengan evitará la retención de líquidos y con ésto, el hinchazón.

Por último cabe añadir que tampoco es recomendable abusar de los alimentos con fibra, ni tampoco de la leche, y más si somos intolerantes a la lactosa. No bebas líquidos con pajita ya que cogerás más aire, tampoco fumes demasiado, ni tomes alcohol en exceso. Reduce además la ingesta de alimentos dulces como los de pastelería, los fritos y aquellos que tienen gran cantidad de sodio como el jamón y la gran mayoría de embutidos.