Cómo aprender a ver el vaso medio lleno

Ver el vaso medio lleno en lugar de medio vacío es lo que diferencia a una persona positiva de negativa, feliz o infeliz, optimista o pesimista… algo que influye de forma directa en la calidad de vida de las personas y en la forma de ver el mundo. ¿Tú cómo ves el vaso? ¿Te gustaría cambiar la forma de verlo para pasar de verlo medio vacío a medio lleno? Sólo viendo las cosas buenas que te ofrece la vida podrás estar mejor. ¡Sigue leyendo!

Relativiza

Las cosas que ocurren no son buenas ni malas, lo que es positivo o negativo son las interpretaciones que hagas de ellas. Es por eso que debes interpretar las cosas de forma más ajustada aunque aparentemente parezcan más negativas. Si te acostumbras a relativizar se perderá parte de esa negatividad inicial.

Inconvenientes en ventajas

De las peores situaciones y experiencia se aprende si se sabe interpretar de manera positiva, de esta manera lograrás convertir los inconvenientes en ventajas, saca lo bueno de lo malo.

Acostúmbrate a pensar que de toda adversidad puede hacer una semilla para lo bueno, y de esta manera verás que lo malo puede ser menos malo.

Ver las oportunidades

Debes aprender a ver las cosas como oportunidades para aprender y no repetir los errores que has cometido o las cosas que te han pasado que no quieres que se repitan. No dejes las cosas negativas como algo cerrado e inamovible, si lo ves como una manera de aprender podrás moverlo de tu mente y transformarlo en algo bueno y positivo para ti.

Disfruta de lo que tienes

Debes aprender a ser más consciente de las cosas que tienes en tu vida, y no me refiero sólo a lo material. Aprende a dar valor a las personas, a tus cosas, a tu alrededor… disfrútalo, sonríe cada mañana y siéntete afortunado por estar bien cada mañana.