Comer alcachofa para quemar grasas y adelgazar

La alcachofa es un vegetal que puede ofrecer interesantes propiedades para perder peso. Además, su acción es depurativa, diurética y también metabólica, razones por la cual resulta buena para quemar grasas. ¿Modos de consumirla? Pueden ser varios.


Además de incorporarla en recetas de cocina (en ensalada, gratinadas, con otros vegetales, etcétera), puedes preparar un té de alcachofas, que es perfecto para ser consumido después de las comidas. De esta manera, tomas provecho de sus efectos digestivos. También sirve en ayunas.

También puede consumirse la alcachofa en cápsulas o pastillas. Estas son producidas a partir de extractos de las hojas, de donde se obtienen los principales nutrientes destinados a perder peso.

Es muy rica en fibra, lo cual también contribuye a reducir la glucosa en sangre y controla lo niveles decolesterol sanguíneo, protegiendo al mismo tiempo, contra el estreñimiento.

Tiene muchos minerales, tales como el fósforo, hierro, magnesio, calsio y potasio y, entre las vitaminas, destaca la vitamina B1, niacina y vitamina C, con fuerte acción antioxidante.

Por otro lado, contiene cinarina, una sustancia que estimula secreción biliar favoreciendo la digestión de las grasas y además, ejerce un efecto diurético que previene la retención de líquidos.

Posee, fitoesteroles que contribuyen a controlar los niveles de colesterol en sangre y flavonoidescon acción antiinflamatorio, lo cual protege contra las enfermedades cardíacas, por ejemplo.

Lo más importante a destacar es que, la alcachofa tiene menos de un 1% de grasa, y poca cantidad de hidratos y proteínas, por lo tanto, su valor calórico es muy bajo (alrededor de 22 calorías por cada 100gramos).

En base a su composición, podemos decir que, debido al efecto diurético, a su bajo aporte de grasas y sus escasas calorías, se toma a la alcachofa como un “alimento mágico” a la hora de perder peso.

Por otro lado, cabe aclarar que su efecto facilitador en la digestión de las grasas se confunde habitualmente con un supuesto “rol quema grasas”, lo cual no es verídico.

Es decir, la alcachofa sólo ayuda a digerir las grasas, pero no produce lipólisis y si bien tiene un efecto depurativo, si nuestra alimentación es rica en grasas y azúcares, nunca ganaremos en salud, aún comiendo alcachofa.

Su efecto diurético es verdad, al igual que la saciedad que produce y el resto de los beneficios, pero un único alimento no puede lograr un descenso de peso eficaz y duradero, sino que para ésto se requiere un estilo de vida sano que conjugue ejercicio físico con una dieta variada y equilibrada.

De todas formas, siempre es bueno consultar antes las contraindicaciones de la alcachofa, ya que cuenta con algunos efectos adversos.

Es importante también combinar la alcachofa con alimentos que le sean afines. Algunos de ellos son el aguacate, la alfalfa, el brócoli, los guisantes verdes, la lechuga, el perejil, el trigo y la zanahoria.

El ciclo de la alcachofa es anual y la mejor época para comerla es en primavera, cuando se cosecha porque sus hojas están tiernas y resulta mejor para el organismo. En verano todavía es posible conseguirla, pero sólo se puede aprovechar el corazón.

Desconfía de la alcachofa en otra época del año, porque seguramente estará conservada conagroquímicos o congelada, de manera que ha perdido gran parte su potencial nutricional.

La alcachofa es una hortaliza muy antigua que tiene componentes muy positivos para la salud, entre ellos, destaca la presencia de inulina, un carbohidrato que se metaboliza lentamente en el organismo, por lo que resulta muy favorable en casos de diabetes.

Es muy rica en fibra, lo cual también contribuye a reducir la glucosa en sangre y controla lo niveles decolesterol sanguíneo, protegiendo al mismo tiempo, contra el estreñimiento.

Tiene muchos minerales, tales como el fósforo, hierro, magnesio, calsio y potasio y, entre las vitaminas, destaca la vitamina B1, niacina y vitamina C, con fuerte acción antioxidante.

Por otro lado, contiene cinarina, una sustancia que estimula secreción biliar favoreciendo la digestión de las grasas y además, ejerce un efecto diurético que previene la retención de líquidos.

Posee, fitoesteroles que contribuyen a controlar los niveles de colesterol en sangre y flavonoidescon acción antiinflamatorio, lo cual protege contra las enfermedades cardíacas, por ejemplo.

Lo más importante a destacar es que, la alcachofa tiene menos de un 1% de grasa, y poca cantidad de hidratos y proteínas, por lo tanto, su valor calórico es muy bajo (alrededor de 22 calorías por cada 100gramos).

En base a su composición, podemos decir que, debido al efecto diurético, a su bajo aporte de grasas y sus escasas calorías, se toma a la alcachofa como un “alimento mágico” a la hora de perder peso.

Sin embargo, no existe un “alimento milagroso” para adelgazar, sino que sus propiedades resultan beneficiosas si además, se complementan con una dieta variada y equilibrada.
Como puedes preparar la alcachofa para adelgazar

Al comprar las alcachofas asegúrate de que tengan un color verde oscuro, que estén algo pesadas y que tengan las hojas apretadas, si notas que están secas o de color marrón no las compres.

La mejor manera de que puedes disfrutar las alcachofas es al vapor y cocidas, luego las puedes preparar en una gran variedad de platillos. Antes de cocinarlas simplemente tienes que limpiarlas y recortarlas un poco. Puedes eliminar todo el tallo, o si lo deseas puedes dejarles unas 2 pulgadas o menos y quítale la piel del exterior. Algo que tienes que saber es que el tallo es muy bueno en sopas y en ensaladas.

Para comerlas hervidas, ponlas en una olla con agua y el jugo de 1 o 2 limones, ponle una tapa a la olla y cuando el agua comience a hervir déjalas  cocerlas unos 30 o 40 minutos a fuego lento. Luego sácalas y déjalas en recipiente que tenga agujeros para que se drenen completamente. Puedes servir las alcachofas  aún calientes o frías, aunque frías son más sabrosas.

Cómo preparar té de alcachofa adelgazante

Ingredientes

20 grs de hojas de alcachofa.
1 taza de agua hirviendo.

Preparación

Colocar las hojas de alcachofas en el agua hirviendo.
Dejar hervir por 5 minutos.
Retirar del fuego.
Dejar reposar.

Cómo tomar el té de alcachofa para adelgazar

Se pueden consumir hasta 3 tazas diarias.
Se sugiere tomar 1 taza de té de alcachofa 30 minutos antes de cada comida.

Recuerda que el té de alcachofa al igual que cualquier otra infusión puede presentarcontraindicaciones o efectos secundarios que debes tener en cuenta. Por ello ante cualquier inquietud, no dudes en consultar con tu médico.