Caminar al aire libre para prevenir enfermedades

caminarCaminar al aire libre previene enfermedades, incluso las graves como la diabetes, la obesidad y el cáncer.

Según datos de la Asociación Española de Enfermería Deportiva (AEED) disminuye
hasta un 52 por ciento el riesgo de hipertensión, aumenta la tolerancia a la glucosa y mejora su utilización, y reduce el colesterol LDL.

Además, permite quemar unas 270 calorías en una hora, lo que ayuda a perder peso y a utilizar la energía directamente de las grasas, al ser un ejercicio aeróbico y continuado.

Mantiene la salud ósea en buen estado, ya que el aire libre permite aprovechar el sol para la producción de vitamina D, necesaria para fijar el calcio en los huesos y fortalece el corazón, que puede bombear con mayor intensidad irrigando adecuadamente los órganos.