Body Ballet

Adelgaza, elonga, tonifica y también mejora la postura. Es el training favorito de modelos top y celebrities porque, además, es súper femenino, favorece el equilibrio del cuerpo y relaja la mente. body ballet

El entrenamiento físico inspirado en la danza clásica empezó a cobrar reconocimiento desde que El cisne negro rompió récord de taquillas y Natalie Portman ganó un Oscar por su papel. Al poco tiempo, se convirtió en el training favorito de las esculturales modelos de Victoria’s Secret, imponiendo una nueva moda en cuanto a preparación física.

 

 

Hoy es el deporte de cabecera de celebrities como Christina Ricci, Sarah Michelle Gellar y, obviamente, Natalie Portman. Tal vez porque es, justamente, muy distinto a los demás entrenamientos: “Está inspirado en todas aquellas mujeres que nunca pasarían por una clase de ballet, pero que tampoco desean ir a sacrificarse en un gimnasio, donde predomina la música ‘marchosa’ a un volumen tan elevado que la hace aún más desagradable”.

Se trata de un entrenamiento para mujeres que se autoexigen, que tienen estilo, imaginación, elegancia y les gusta trabajar con música clásica, como Mozart, Brahms, Tchaikovsky, Chopin o, por qué no, también en silencio”, comenta Carolina de Pedro Pascual, fundadora de Body Ballet, un método creado a partir de sus años de experiencia como bailarina, profesora de ballet, danza moderna y barre à terre.

“Es un entrenamiento integral que no sólo abarca el cuerpo, sino también la respiración y la concentración”, explica su creadora –que es argentina, pero vive en Barcelona desde hace más de 13 años– y asegura que, a diferencia de la danza clásica profesional, Body Ballet se adapta a mujeres de cualquier edad.

Por su parte, la entrenadora norteamericana Jennifer Galardi, llama casualmente a su técnica Ballet Body. Ambas comparten los mismos principios: reúnen muchos ejercicios y movimientos utilizados por bailarines y exbailarines en su entrenamiento cotidiano, pero sin el agregado de ninguna técnica académica, simplemente con el propósito de estar bien y sentirse mejor.

“Yo crecí con la danza y el ballet hasta el final de mi adolescencia –cuenta Jennifer–, y si bien he aprendido muchas  disciplinas diferentes de gimnasia y yoga, mi pasión siempre será el baile. Bailar es mi forma favorita de hacer ejercicio porque no se trata sólo de quemar calorías o ponerse en forma, una puede expresarse a través del movimiento y, además, ¡es divertido!” Body Ballet es ideal para adelgazar, elongar, tonificar y mejorar la postura.

Si bien en nuestro país todavía no hay lugares donde se dicte este entrenamiento, Carolina de Pedro Pascual ya está preparando un DVD de difusión internacional con todo lo necesario para comprobar la eficiencia del plan de ejercicios, mientras que Jennifer Galardi ya tiene varios a la venta.

ESCULPIR, TRABAJAR Y NO AGOTAR.  

Concretamente las clases duran poco más de una hora y se aconseja practicar este entrenamiento al menos dos veces por semana. En  cada sesión se combinan ejercicios de barra, centro y suelo, creados para esculpir el cuerpo. En cuanto a los requisitos, Carolina enfatiza que lo principal es ser perseverante, “no faltar y trabajar con seriedad, pues de ese modo, aun sin exagerar, he comprobado que las alumnas ven resultados en poco tiempo. ¡No falla!”. Como ven, los requisitos son pocos y los beneficios, múltiples.