Beneficios y propiedades del polen de abeja

El polen de abeja es un producto natural derivado del polen que se encuentra en las flores, que al ser recogido por las abejas para su alimentación, recibe un tratamiento natural por parte de estos insectos en que se lo mezcla con néctar y miel, a la vez que la abeja lo “amasa” con sus patas para formar lo que se conoce como un grano de polen, del cual se necesitan alrededor de 2 millones de granos para obtener apenas una cucharada.


Tanto para las abejas como para las personas, el polen constituye una fuente nutricional sorprendente. En el primero de los casos, las abejas concentran toda su producción de alimentos en base al él, a partir del cual producen miel sin procesar, jalea o propóleos.

Mentras que para la alimentación del hombre, el polen se constituye en uno de los alimentos más completos que existen, por lo que han llegado a formularse teorías sobre una dieta basada únicamente en polen para nutrir a las personas. Y aunque esta idea pueda ser un poco disparatada, lo cierto es que el polen de abeja posee un valor nutricional que vale la pena tener en cuenta.

Valor nutricional del polen de abeja

¿Pero en qué recae la tan celebrada fama nutritiva del polen de abeja? Pues sencillamente en su balanceado y rico contenido de nutrientes, compuesto en un 40% por proteínas, de las cuales aproximadamente la mitad son aminoácidos libres; un conjunto de 28 minerales, 11 enzimas, 12 vitaminas y 14 ácidos grasos, conformando en conjunto un aporte nutricional prácticamente ideal con respecto a las necesidades humanas.

Y por supuesto que este destacado valor nutritivo no podría otra cosa que tener grandes beneficios para la salud.

El que sea un excelente energizante natural y fortalecedor del sistema inmunológico fueron las causas de sus primeros usos. Pero también es útil para reducir el colesterol, tratar el cáncer, reducir el estrés, tratar alergias, reducir la hipertensión arterial y las inflamaciones artríticas. Asimismo, sirve para tratar desordenes hormonales, la fatiga y el insomnio, además de ser un reconocido producto natural anti-age, con notables efectos para combatir el envejecimiento.

Antioxidantes del polen de abeja

Pero actualmente se le reconoce al polen de abeja su principal beneficio antioxidante, siendo reconocido como el alimento entero con más alta concentración de antioxidantes, lo que lo hace una poderosa arma para combatir distintos tipos de cáncer, el envejecimiento, o cualquiera de los problemas de índole degenerativo que afectan a la salud humana, especialmente causados por la acción de los radicales libres.

Actualmente, este producto se comercia en forma de comprimidos, pastillas u otras presentaciones. Se puede consumir polen de abejas de forma natural si se adquiere a un apicultor, con lo cual estarías consumiendo el polen de abeja en una de sus variedades más puras y, por lo tanto, más beneficiosas.