Alimentos que causan dolor de cabeza y migrañas

El dolor de cabeza es un padecimiento que tiene una gran incidencia en la sociedad. Puede deberse al estilo de vida estresante, la depresión, la falta de descanso nocturno, la deshidratación, las infecciones y la tensión corporal.

La migraña común (un dolor severo, con palpitaciones, que suele afectar a un lado de la cabeza y puede estar asociado con náuseas, vómitos o aversión hacia las luces intensas o al ruido), es padecida por muchas personas y va en ascenso.

El dolor de cabeza puede ser provocado por muchos factores, como problemas oculares, resaca, alergias, catarro, infección, presión sanguínea elevada, estrés e hipoglucemia, entre otras causas. Es dos veces más frecuente en mujeres que en hombres.

Las primeras crisis suelen aparecer entre la infancia y el principio de la edad adulta. El 90% de los casos ocurren por primera vez antes de los 40 años, aunque algunas mujeres menopáusicas experimentan una primera crisis en esa época, probablemente debido a la reducción de los niveles de estrógenos.

En las mujeres, los brotes también pueden aparecer con más frecuencia antes de la menstruación y menos durante el embarazo. Esto se puede deber a cambios hormonales.

La migraña clásica incluye todos los síntomas mencionados y, además, el aura del destello luminoso, la visión parcial o reducida, puntos negros y cambios de humor antes de que comience la crisis.

Puede durar desde algunas horas hasta 3 días, y aparece hasta 2 o 3 por semana. Las investigaciones indican que existen muchos desencadenantes de la migraña, entre los cuales se encuentran aspectos de la alimentación.

En general, es preciso evitar saltearse las comidas y las dietas severas, ya que pueden provocar hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en sangre) y ésta, a su vez, precipitar una crisis.

Algunas medidas de prevención son las comidas regulares, el consumo adecuado de líquidos y la ingesta abundante de alimentos ricos en magnesio: hortalizas, frutas secas (nueces, almendras, avellanas), legumbres (productos con soja), cereales (arroz integral, mijo), y también en las semillas de sésamo, el ananá, el limón, pomelo, los  higos y el choclo.

Qué alimentos pueden desencadenar un dolor de cabeza

– Alimentos ricos en aminas (tiramina y feniletilamina).

– Lácteos: Leche, yogur, manteca y quesos curados o para untar, tales como el azúl, brie, cabrales, camembert., cheddar, gouda, gruyere, etc.

– Carnes: Conservas de pescados, embutidos (chorizo, salchichas, etc.). Visceras (hígado), carnes ahumadas o desecadas.

– Huevo.

– Vegetales: Berenjena, espinaca, tomate.

– Frutas frescas: Frutillas, ciruelas rojas, higos,  frutas cítricas, palta.

– Frutas secas: Nueces, avellanas, etc.

– Levadura de cerveza y los fermentados con ella (panes, tortas, pizzas, etc.).

– Alimentos preservados en vinagre o marinados, vinagres.

– El chocolate.

– Las bebidas alcohólicas: El vino tinto contiene flavonoides fenólicos, que producen migraña a algunas personas.

– Alimentos ricos en compuestos fenólicos. Infusiones: Café, chocolate, té. El exceso de cafeína, e incluso su eliminación, pueden provocar una reacción.

– Alimentos ricos en sal: Alimentos deshidratados (sopas), conservas de pescados, embutidos, pescados enlatados, snacks.

– Aditivos: Aspartamo, enzoato, colorantes (amarillo E- 102 y E- 110 amarante, E- 123 y rojo E 124, glutamato monosódico, nitritos y sulfitos. Los aditivos son muy utilizados en bebidas envasadas, jugos, golosinas. Producen inflamación.

Muchos otros alimentos desencadenan migrañas, y se cree que se debe a una alergia o a una intolerancia alimentaria. El mecanismo por el cual un alimento determinado desencadena una migraña todavía no se entiende completamente, pero los resultados de algunas pruebas demostraron que el 70% de las migrañas en los adultos podrían estar provocadas por diferentes alimentos.

Otro estudio realizado en niños demostró que si se pueden evitar los alimentos desencadenantes y otros elementos que provocan migraña (como perfumes, humo de tabaco) dejarán de producir esta alteración.

Si se presentan otros síntomas alérgicos típicos como urticaria, o síndrome de colon irritable, una alimentación que excluya los alimentos que podrían servir de vehículo a una crisis de migraña podría dar buenos resultados.

Recomendaciones para evitar migrañas y dolores de cabeza

– Tomar agua. Una de las causas es la deshidratación.

– Una manera de disminuir la sintomatología es que, ni bien comience, haya hidratación suficiente. Tomar pequeños sorbos durante el resto del día, evitando el café, gaseosas y bebidas alcohólicas.

– Inclusión en la alimentación, de alimentos ricos en ácidos grasos omega 3: salmón (caro pero se puede reemplazar por otros pescados, sardina por ejemplo) y semillas de lino.

– Sandía: por el consumo elevado de agua.

– Descanso nocturno y reparador.

– Gimnasia no extenuante.

– Masajes relajantes: Comenzar por el cuero cabelludo, luego cuello y por último las orejas. Presionar y hacer los masajes en forma circular.

– Compresas frías: Colocar un paño frío en la frente. Mojarlo para evitar que pierda el frío. Colocarlo en la zona  donde haya dolor.

– Caminar al aire libre: Renueva aire y despeja la mente.

Otras causas del dolor de cabeza

Si luego de ir al médico neurólogo, o al traumatólogo, además de haber modificado sus hábitos alimentarios y el estilo de vida, los dolores de cabeza persisten, tenga en cuenta lo siguiente:

Si está muy estresado y aprieta sus dientes, puede ser que tenga bruxismo. Sería interesante que consulte a un odontólogo especialista en cirugía máxilofacial o en articulación temporomandibular.

Tener bruxismo puede ocasionar intensos dolores de cabeza. Generalmente suceden a la mañana, porque se contracturan los músculos de la masticación, del cuello y de la cabeza.

Por eso, es necesario que no sólo tenga atención médica sino que debería tener una consulta con un especialista en Odontología de las especialidades antes mencionadas para que lo ayude en esta situación.

Estos últimos conceptos fueron aportados por la odontóloga Dra. Gabriela Asprella, especialista en cirugía y traumatología buco-máxilofacial.