Alimentos para evitar la fatiga muscular

El dolor muscular provocado por el exceso de ácido láctico en el cuerpo es una consecuencia muy común durante ejercicios físicos intensos. Existen ciertos alimentos pueden ayudar a evitar la fatiga muscular durante la actividad física. El ácido producido en los músculos por la falta de oxígeno se puede disminuir con una dieta adecuada.


El aguacate, sana energía

El aguacate, también conocido como palta o avocado, es una fruta alcalina que ayuda a reducir el efecto del ácido láctico. Es además muy recomendado por sus valores nutricionales, ideales para deportistas y para quienes deben bajar sus niveles de colesterol. Además contiene carnitina, que convierte la grasa en energía.

Hojas verdes para una buena oxigenación

El ácido láctico se produce a causa de la disminución del nivel de oxígeno en los glóbulos rojos y los músculos. Por eso también es importante que el cuerpo tenga los nutrientes necesarios para que la oxigenación sea óptima. En este punto la alimentación cumple una función clave y las hortalizas de hoja verde, ricas en hierro y zinc, son de gran ayuda.

Tomate para rehidratar tu cuerpo

El tomate es otra fruta alcalina, y su consumo puede ayudar en el combate de los efectos de la acumulación de ácido láctico. También ayuda a la rehidratación, ya que está compuesto en un 90% por agua, lo que es un valor agregado para los que realizan actividades deportivas exigentes.

La limonada desintoxica

Los cítricos, aunque su sabor suele ser descripto como ácido, son en realidad alcalinos. Una excelente forma de ayudar a disminuir los efectos del ácido láctico es preparar una limonada (que también ayudará a rehidratar el cuerpo) con limones naturales, que son además una fuente de vitamina C y funcionan en el cuerpo como desintoxicantes.

Cebolla y ajo, dos compañeros infaltables

La cebolla y el ajo son otros alimentos que hay que tener en cuenta, ya que ambos son alcalinos y también ayudan a la circulación sanguínea. Funcionan como los complementos ideales para una ensalada, ya que ayudan a reducir los niveles de ácido láctico y aumenten la circulación de oxígeno en sangre.

Aceite de oliva, un aderezo sano

Si pensamos en una ensalada como un buen aporte dietético para combatir el ácido láctico, también se debe pensar en el aderezo que la acompañará. En este caso, lo ideal es utilizar aceite de oliva, que es saludable desde muchos puntos de vista, ya que además de ser un protector natural del corazón tiene un ph alcalino.

El secreto de las semillas de calabaza

Las semillas de calabaza tienen una gran lista de beneficios para la salud, dentro de los que se incluye la posibilidad de reducir el ácido láctico después de un ejercicio intenso. Se deben consumir con moderación, ya que tienen muchas calorías, pero ayudan a la circulación, a disminuir el colesterol y la hipertensión.

Un bocadillo de almendra

Los frutos secos de cáscara dura siempre están dentro de las recomendaciones para los deportistas, especialmente para ser utilizados como bocadillos que evitan el consumo de alimentos menos saludables. Dentro de ellos se destaca la almendra, que además de ser una fuente de grasas buenas también tiene la propiedad de disminuir el ácido láctico.

Toronja para las defensas

La toronja, también conocida como pomelo, posee características que la hacen ideal para la dieta de los deportistas. Ayuda a quemar las grasas, reduce el colesterol, fortalece las defensas del cuerpo y es una fuente de vitaminas. Como si todo esto fuera poco, ayuda con el ácido láctico y puede ser usada en bebidas para rehidratarse.

La milenaria sabiduría del té verde

El té verde es una bebida con grandes beneficios para los que la consumen con habitualidad. Es antioxidante, apto para diabéticos y conocido por sus capacidades para reducir la fatiga física y mental. Además es alcalino, por lo que es muy recomendable como sustituto del café y otras bebidas estimulantes.